ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 14 de abril de 2010

Tres meses después: 'Haití no va a perecer'

Antes del terremoto, buscar apoyo psicológico estaba mal visto en Haití
Carlos Fresneda | Puerto Príncipe
La música es la promesa. “Promesse” se llama este campamento para heridos en el terremoto que hoy van a celebrar la vida como nunca en los últimos tres meses. Y todo gracias a Emmanuel Pascal y Fleurant Diesman Stanley, dos jóvenes que han decidido plantarle cara a la tragedia con una guitarra y un órgano electrónico.
Emmanuel perdió a su padre. Como tantos haitianos, intentó combatir el dolor con entereza y silencio. Pero se desgarraba por dentro. Un día le hablaron de los psicólogos de Médicos Sin Fronteras y a ellos acudió. Cuando empezó a superar el trauma, se sintió obligado a devolver el favor. Que no pare la música...
“Vamos a vivir/ Vamos a vivir para que vuelva Haití/ El 12 de enero quedó atrás/ Ha llegado el momento de mirar más allá/ Haití no va a perecer”
Emmanuel y Fleurant lo van cantando a dúo, de campamento en campamento, para aliviar las penas del cuerpo y del alma. Los heridos se lo agradecen haciendo coros, tocando palmas y pidiendo ocasionalmente el micrófono. La tienda vibra de pura emoción.
Aún es pronto para calibrar si las canciones de Emmanuel y Fleurant aceleran la recuperación de los heridos, pero no hay más que leer sus sonrisas y sus rostros. El dúo dinámico aspira ahora a dar la campanada en la radio: animación psicosocial para las masas.
“Podemos cambiar todo en este país/ Podemos cambiar nuestra pobre vida/ Oh, Dios, perdona nuestros pecados y danos tu gracia”.
La anciana Bernard Anilia entra en trance. Romano Beauvoir suelta las muletas. Allan Pierre Louis “levita” en su cama. Y la psicóloga Loyda Santolaria, 34 años, de Huesca, aprovecha la ocasión para conocer de cerca a sus pacientes. Lleva menos de una semana en Haití y ya ha calado de sobra a su gente, lejanamente emparentada con la que conoció en Palestina.
“Los llamamos orgullo, pero yo pienso que es dignidad. Esta gente está hecha de una madera muy especial. Pocos pueblos tiene esta capacidad de resiliencia, y eso les ha servido de mucho ante la catástrofe”.
Wilny Louissant, 27 años, psicólogo local, lo atribuye al “factor histórico social”. Se diría que los haitianos son resistentes a la adversidad por herencia genética, y que pase lo que pase se empeñan en que la vida vuelva lo antes posible a su cauce.... “Muchos piensan que el 12 de enero ha sido un castigo divino, y han hecho la firme promesa de no volver a merecerlo”.
Antes del terremoto, buscar apoyo psicológico estaba mal visto en Haití. Ahora no. Ahora la gente entiende lo que es el estrés postraumático, el pánico, la ansiedad y la depresión. También saben que la música cura todos los males, “y que es la mejor manera de recuperar la esperanza”. Palabra de Emmanuel y Fleurant: “Haiti ne vas pas périe”.
http://www.elmundo.es/america/2010/04/13/noticias/1271171715.html