ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

martes, 20 de abril de 2010

Paraíso perdido:Volverás a Fond Verrettes


Las columnas humeantes de las carboneras van marcando el camino polvoriento. Las montañas peladas ofrecen su lado más crudo y devastado. Avanzamos a duras penas entre desfiladeros y torrenteras: a nuestro paso salen niños semidesnudos montados en burros, o cargando durante kilómetros con un bidón en la cabeza, rumbo a una aldea donde el agua potable y la luz eléctrica son aún una quimera.

Fond Verrettes o la metáfora del Haití profundo. Fond Verrettes o la pobreza en su versión más extrema, bajo un yugo de nubarrones que amenazan con descargar su ira cada tarde.
Un ciclón arrasó por completo la aldea en el 2004. El agua se lo llevó todo y sólo dejó en pie los muros azules y blancos de la antigua comisaría, allá a lo lejos. Los muertos se contaron por decenas, en un pueblo de 900 familias. Los cuerpos aparecieron desperdigados hasta Malpaso, en la frontera con la República Dominicana.
Pero Fond Verrettes tiene también algo de extraño paraíso perdido y rocoso. En sus callejones se respira una placidez de otro tiempo, aderezada por el canto a destiempo del gallo. Y en los puestos del mercado se atisba un bullicio creciente y contagioso desde las seis de la mañana, incluido el paisano con el cargador solar de teléfonos móviles.
Si hay esperanza en Fond Verrettes, hay esperanza en Haití
"En este pueblo está todo por hacer: ése es el gran reto que tiene también el país por delante", atestigua Jorge Calero, ingeniero de montes y cooperante de Cesal. Jorge llego a la zona hace apenas dos meses, y ya ha quedado atrapado en el poderoso e inexplicable imán de Fond Verrettes, belleza dura donde las haya.
El destino trágico quiso que volviéramos hasta aquí, para dar cuenta del trágico accidente del helicóptero en el que perdieron la vida cuatro militares españoles. Pero sería injusto relegar a Fond Verrettes a las página de sucesos. Jorge Calero y Jordi Bach, al frente de Cesal en Haití, sueñan en convertir en lugar en un modelo de "soberanía alimentaria" y en un reclamo de turismo solidario, porque van a hacer falta muchas manos para sacarlo a flote...
"Las hambrunas son frecuentes y el agua es un problema acuciante", afirma Jorge. "Muchos niños no van a la escuela porque tienen que traer el agua a casa todos los días. El río más cercano está a varios kilómetros, y los sistemas de captación del agua de lluvia son muy deficientes. La tierra es mala para el cultivo, y la gente practica una agricultura de subsistencia, sobre todo maíz y fríjoles. Les estamos ayudando sobre todo a organizarse y a mejorar los medios de comercialización, que son básicamente su único soporte económico".
"La erosión, nuestro gran problema es la erosión", certifica el alcalde, Jean Junel. "Nuestra principal fuente de energía es el carbón vegetal, y en ese proceso hemos acabado con los árboles. Hemos tenido cuatro ciclones en diez años, y estamos totalmente desprotegidos. Antes no era así, todo esto se ha agravado en los últimos 25 años… La gente corta los árboles para poder sobrevivir, porque no hay otros medios para ganarse la vida¨.
Haití ha perdido prácticamente el 98% de su superficie forestal en las últimas décadas. El contrabando de carbón vegetal es la primera imagen que azota al visitante en cuento cruza la frontera desde la frondosa República Dominicana.
En Haití, la degradación ambiental está directamente vinculada con la pobreza extrema, que llega al 67% en las zonas rurales. En el país profundo, la electricidad y el agua apenas alcanza al 10% de los hogares. El círculo de la miseria se expande sin remedio.
Pero todo es posible en Fond Verrettes, donde despertó gran curiosidad la cocina solar con la que experimentó Jose Andrés, ante los ojos y los paladares atónitos de la parroquia local, que saboreó por primera vez unas migas con sardinas y tomate.
Volveremos tarde o temprano a este lugar indescifrable, para saludar a nuestros paisanos infatigables de Cesal, y también a Yolanda, Clotilde y Helenne, y a nuestro particular ángel de la guardia, Jean Baptiste. Haremos aquí la primera y necesaria parada, para saber si el Haití posible despunta en el horizonte.


http://www.elmundo.es/america/2010/04/20/noticias/1271731583.html