ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

viernes, 16 de abril de 2010

Diario de un chef (Día 5): 'En Haití falta gasolina y nadie sabe el porqué'

Se vende gasolina diluida con agua y los coches se 'rompen' en mitad de la calle José Andrés  Jacmel (Haití)


Actualizado viernes 16/04/2010 09:35 horas
En Haití la energía lo es todo. El carbón llega al puerto en los barcos pesqueros todos los días a Cite du Soleil. Gracias al carbón la gente come caliente.
Hace dos días la noticia más significativa en la ciudad, no fue necesariamente la visita de Michelle Obama. Los periodistas y la élite sabían de ello, aunque fuera un viaje sorpresa. El haitiano de a pie ni se enteró. No hay periódicos, no hay televisión.
Aunque el presidente Obama es muy conocido y apreciado. La verdadera noticia que todo el mundo comenta en la calle es la falta de gasolina en Haití y nadie parece saber el porqué.
Los coches, minibuses, camionetas y motos hacen cola ya durante más de 48 horas a las entradas de las gasolineras. Yo no recuerdo en España un evento como este desde que tengo conciencia. El mercado negro comienza su trabajo. El problema no es su precio, aunque lo es, el verdadero problema es que los conductores que se pueden permitir esa gasolina se ven engañados con gasolina que es diluida con agua y los coches se «rompen» en mitad de la calle.
Hoy fuimos a Jacmel, una ciudad de pescadores a 90 kilómetros de Puerto Príncipe. Salimos a las 5 de la mañana, llegamos a las 9:30. Mercado precioso, estilo Mercado de San Miguel de Madrid. Pescado de primera, cubierto en una maraña de moscas. Sin hielo. Es un lujo. Intento comprar 3 besugos como regalo a nuestros amigos vascos de la Fundación Ingeniería sin Fronteras del País Vasco y Lanbi Elkartea (tremendo trabajo el que están haciendo en Arreguy, aldea de montana ayudando a las hermanas de la Madre Laura) a los que vamos a visitar con mi amigo Manolo Vilches, mi compañero inseparable. Genio de las cocinas solares.
Negocio el precio rodeado de gente. Unos blancos en este sitio son noticia. Una señora con problemas psíquicos me empuja una y otra vez. Le sonrío, le doy alguna moneda Haitiana, pero me sigue molestando. Tal vez, en el fondo, yo la molestaba a ella. La acaricio, me sonríe, pero cambia la faz. No está contenta.
Una señora me pellizcó en el trasero. Estoy molestando. Rodeado de gente en un mercado donde todo está por el suelo. Sin un lugar lógico. Me marcho sin pescados. Pero con la ayuda de un par de mozos con dos carretas, compro arroz, sardinas enlatadas, cebollas, aceite vegetal. Cae algún tomate y alguna zanahoria, pero lo mejor esta por llegar. Es época de pochas. Compro unos 10 kilos. Frescas. Acabadas de desenvainar. Esto sí que es un lujo. No son de Tolosa, pero... Solo pensarlo es frívolo en estas circunstancias.
El día ha sido intenso, hemos montado dos cocinas solares en Arreguy. Tremenda experiencia en un lugar idílico. Desde las montanas se observa el mar Caribe. Llevamos dos coches, ambos se rompen. Batería primero, bomba de la gasolina después. ¿Gasolina con agua? Tal vez...


Todo tiene solución en Haití
Tenemos a Pierre, uno de los dos conductores. ¿Es un ángel? Tal vez. Él lideró en cada problema y avería. Todo tiene solución en Haití. Paciencia, camino impracticable. Se nos para el motor una y otra vez. Parece imposible el regreso a Puerto Príncipe. Tan cerca de todo y tan lejos a ninguna parte... Pero llegamos al Hotel Kinam, nuestro santuario...
Ha llovido, mucho, mucho.......Las calles que bajan de la montaña se convierten en ríos. Este es el problema. Sin árboles en los bosques el agua arrasa todo.
Carbón importado ilegalmente de República Dominicana, ilegalmente. Si no tienen cuidado Dominicana también podría deforestarse. Tiempo al tiempo. El carbón se utiliza familia a familia. Aunque recuerdo una panadería que visite hacia dos días, la Boulangerie Chou Chou. Tiene Horno de leña. Trabajo artesanal. Pan correcto, para ser algo que cubre necesidades mínimas. Al menos la leña y el carbón aquí se utilizan para producir mucho, mucho pan. Pan es vida, cristiano o no y el haitiano es religioso. Mucho, Mucho. Tal vez sea por ello que permitieran el trigo en su dieta cuando fue introducido por los americanos.
La última cena. No soy blasfemo. Sólo pragmático... A veces parece así. Nunca se sabe. Cada mendrugo cuenta. Salgo de la panadería con un par de bandejas de pan. Tres niños muy bien vestidos con uniforme escolar. Me piden pan. ¿Son ellos apóstoles? Yo no soy Jesús. No lo puedo multiplicar. Si supieran que soy cocinero. Las apariencias engañan. El Hambre no.


Diario de José Andrés
http://www.elmundo.es/america/2010/04/15/noticias/1271340552.html