ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

viernes, 28 de diciembre de 2007

Cuando un paraíso languidece

A Saint-Louis du Sud, una bahía suntuosa languidece en el olvido. Ella hace una llamada a la conservación de sus monumentos históricos mientras que se procede al inventario de los lugares a vocación turística de Haití.

Sobre las playas bordeadas de de cocoteros, las olas codiciosas lamen la arena blanca. Los pescadores, respirando el aire fresco del amplio tejen sus redes supervisando de la esquina del ojo las conchas (lambis) hirviendose sobre el fuego.
Las mujeres se dedican a tareas domésticas mientras que niños de cabello rojizo, desnudo como gusanos, juegan al soldado sobre las ruinas del (Fort des Oliviers) Fuerte de los Olivares.
Aventureros, saltando de una mata de coco a otra, uno diría que “son poseidos” por los fantasmas de aquellos soldados franceses matados por Ingleses defendiendo esta posición que domina la bahía espléndida de reflejos plateados.
A cinco minutos de la ciudad de Saint-Louis du Sud, la ciudad de Luis XIV, esta bahía que asegura la supervivencia de varias familias de pescadores languidece en el olvido y “llama” a la conservación de sus monumentos en peligro mientras que se hace el inventario de los lugares a vocación turística.
Testigo privilegiado de la rivalidad salvaje entre los sacrificados de la reina de Inglaterra y los honestos sujetos de Luis XIV, el lugar abunda, en sus profundidades, de artefactos que llamaron a cazadores de tesoros de los tiempos modernos.
Situado frente a de la Isla a Vacas (ILE A VACHES) donde exploraciones marinas permitieron identificar galeones de la flota del famoso pirata Henry Morgan, el lugar puede fácilmente atraer los aficionados del turismo cultural.
Según la Sra. Sabine Malebranche, “ya se puso un índice (el lugar) en el Plan Director del Turismo”. Y, no lejos de allí, a Grande Cayes, el proyecto de construcción de aquí a 2009 de un puerto de crucero recibió la aprobación de la Comisión Interministerial de Inversión (CII), confía al Sr. Daniel Fouchard, Director General del Ministerio de Turismo.
No obstante, a corto plazo, el ISPAN debe intervenir con el fin de estabilizar el Fuerte de los Olivares cuyas fundaciones son amenazadas por la subida de las aguas del mar, ha constatado.
Una alternativa
“Nuestros antepasados pelearon contra los Franceses para liberarse de la esclavitud. En la actualidad, en nombre de la amistad, las generaciones futuras de estos países, vinculadas por la sangre y en la albañilería de estas fortificaciones en peligro, deben unirse con el fin de preservar, de salvaguardar los patrimonios comunes”, aconsejan, esencialmente, un viejo profesor de Historia entrevistado en la ciudad de Les Cayes.
“Es la ocasión, prosigue él, de permitir a nuestros antiguos amos de escribir nuevas páginas de nuestra historia común”.
“Es tan válido para los Ingleses que volvieron a entrar en Saint-Louis en el año 1746 durante la guerra de sucesión de Austria”, ha añadido.
El verano pasado, por iniciativa de Sr. Ernst Ais, proprietario del Caribean T-Shirt, la compañía Música de las Antillas había reunido a millares de festivaleros in ese lugar donde las actividades con carácter cultural son muy escasas.
En este lugar olvidado la mayor parte del tiempo, pescadores juran haber oído, en las brumas de la noche, fantasmas de soldados ingleses y franceses festejando. Se mataron entre ellos mismos para apropiarse los lugares. Muertos, lo comparten, fraternalmente, volviendo la espalda a todo “paraíso celestial”.
Roberson Alphonse
robersonalphonse@yahoo.fr
Artículo publicado en las páginas de la versión digitalizada del periódico Le Nouvelliste http://www.lenouvelliste.com
Traducción DrJJ
Nuestro comentario:
Cuando uno se deja trasportar por las ligeras olas de estas líneas uno olvida por momentos que Haití no es el pais ni de los Tonton Macoutes, zenglendos, chimères ni de ninguno des estos grupos de energúmenos quienes contribuyeron generosamente a hacer del país lo que es hoy en día.
Lamentablemente, no hemos podido levantar la cabeza para darnos cuenta que tenemos una fuente de agua limpia pura y cristalina al alcance de nuestras manos cuando estamos muriendo nos de sed.
“Ces abrutis qui nous gouvernent!”, son estos mismos que salen con cierto orgullo los dias de semana santa para fundirse, en una muchedumbre compacta, sobre las playas de boca chica, Juan dolio, las terrenas de la República Dominicana. Ahí con este falso orgullo no tienen vergüenza de enseñar sus panzas disformes y proporcionales a la mediocridad y la idiotez que pueblan sus mentes y cerebros.
Mientras tanto que vayan al diablo las playas de Saint Louis du Sud y de las demás zonas costeras del país.
Hoy en día hay que rezar para que se aproxime el momento en que todo el mundo se dará cuenta que la mediocridad no tiene ni cabida ni mañana en ninguna sociedad.