ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

viernes, 28 de diciembre de 2007

TRADICIONES HAITIANAS....LA SOPA DE AUYAMAS....PRIMERO DE ENERO...PARTE II

¿Bueno antes de todo, saben ustedes lo que son las auyamas?…
“En el fuego de la acción” no me pareció pertinente buscar el término apropiado a cada región para referirme a esta “fruta”. No es tarea fácil tampoco. Auyamas la denominan los dominicanos. Para los mexicanos, cubanos, costarricenses etc., no sé.

La palabra en creole haitiano que traduce auyamas es ‘joumou” que viene probablemente de “giraumon” en francés. Pero se usa sin gran distinción la palabra “potiron” que no es un sinónimo de giraumon. Son dos especies diferentes de curcubitacea. Cosas de idiomas, el pequeño Larousse traduce potiron y giraumon con las palabras calabaza y guacal.
El problema es que cuando se habla de “soupe au potiron” y de “soupe au giraumon” no estoy seguro de que se entienda lo mismo. El “potiron” se asimila muy frecuentemente a una especie de curcubitacéa que se usa mucho para los adornos durante la celebración de Halloween. Y a nadie se le puede pasar por la cabeza hacer una sopa con el sabor y el aspecto de la sopa de “JOUMOU” tipo haitiano.
Ustedes notaran que no es nada cómodo hablar con claridad de todo esto. La única receta que encontré es utilizar la nomenclatura científica clásica. Ahí encontramos el pedigrí completa de la famosa auyamas: Reino: Plantae, division: Magnoliophyta, Clase: Magnoliopsida, Orden: Viólales, Familia: Curcubitacea, Género: Curcubita.
Fuera de este enfoque, se corre el riesgo de cometer errores y enviar la gente a hacer sopa con lo que sea. Hay tantas confusiones en torno a las denominaciones que el mismo Walt Disney no supo como resolver el problema dejando el rollo sobre que fruta había sido transformada en carroza por la bruja en el cuento “ la Cenicienta” de Charles Perrault.
Otras de estas verdades universales que se puede y se debe recordar hablando de Curcubitaceas, es que para el período 2004-2005 las bases de datos de la FAO indican que se produjeron casi 40.000.000 de toneladas de estas frutas. La mitad corresponderían a “COURGES” y la otra mitad a “POTIRON”. Los grandes productores siendo China con el 30% y la India con 18%. En cuanto al continente americano, USA, Mexico, Cuba y Argentina suman12% de la producción mundial.

Es definitivamente saludable comer auyamas: Contiene
β-caroteno, su alta densidad nutricional hace de ella un vegetal que se debe incluir regularmente en la dieta en el marco de la prevención del cáncer y enfermedades cardiovasculares. 150 gramos provee las necesidades cotidianas en pro-vitaminas.

De todas estas explicaciones, lo que hay que memorizar es que se debe saber escoger la buena auyama para tener una sopa sabrosa. Ciertas variedades se prestan mas a ser comidas como se come algunos tubérculos como las papas, las batatas o los plátanos.
En casa de “el mortal”, si la sopa no resultaba sabrosa, se echaba la culpa a otros ingredientes o al “savoir-faire” de la cocinera. Jamás se incrimina la auyama.
Al final de esta conversación les daré la receta de la “SOUPE JOUMOU”. Pero mi curiosidad se fue más allá de un plato de sopa de no-sé-qué. Dirigí mis investigaciones hacia la obtención de las respuestas a dos preguntas existenciales (Hablando de tradiciones haitianas):
1. ¿Por qué la sopa de auyamas?
2. ¿Por qué el primero de Enero?
Empecemos por la primera pregunta. Es un contrasentido acercarse de un ciudadano Haitiano y no saber lo que representa en la historia del haitiano el dia primero de Enero. Es una realidad universal. Es el simbolismo por excelencia. El primero de Enero del año 1804, el Generalísimo Jean Jacques Dessalines declaró la Independencia de Haití, después de una lucha revolucionaria sangrienta de los esclavos encabezados en un principio por Toussaint Louverture que iba a culminar con la gran victoria de batalla en la localidad de Vertières el 18 de Noviembre del 1803.
Este éxito fue aun más grande debido a que fue a expensas del poderoso ejército de Napoleón que preparaba su coronación como emperador. Para ciertos historiadores, es más lógico presentar como justificación de la derrota en manos de un ejército de esclavos en trapos, descalzos cargando como arsenal poderoso la voluntad de no seguir siendo esclavos, una epidemia de fiebre amarilla. ¿Qué cojones tienen?
Bueno la verdad es que todos los haitianos siguen exhibiendo este orgullo de ser ciudadano de la primera república negra del mundo. Con la celebración de la independencia de Haití se conmemora la primera revolución negra victoriosa del mundo. Hoy en día algunos van hasta preguntarse a que les ha servido esta proeza. Los que piensan de esta forma no tienen ningún idea de lo que es vivir siendo esclavos.
Esta reseña histórica no dice sin embargo porque hay que preparar una sopa de auyamas el día de la celebración de la independencia. Pero la sopa de auyamas tiene un simbolismo muy fuerte en el contexto de la victoria sobre la esclavitud y la eclosión de la libertad en esta parte de la isla.

El sistema colonialista y esclavista se fundamentaba en la explotación de un grupo de hombres por otros grupos de hombres también. El sostén de este sistema era pues la discriminación y la segregación.
Existían pues hábitos y comportamientos reservados a un grupo y formalmente prohibido a otros. Según lo que rezan los investigadores, a los colonos le encantaban saborear la sopa de auyamas preparada por las esclavas domesticas, quienes de seguro no tenían derecho a saborear semejante delicatesen. O quizás comían su porción de sopa de lo que sobraba. Hoy en día en las familias haitianas las cocineras no comparten la mesa con los propietarios de la casa y su porción de comida se asemeja a lo que iría a la basura o que queda de sobras.
Una manera de darse cuenta que no había ni amos ni esclavos, ni prohibiciones ni interdicciones era poder prepararse su sopa para sí mismo. ¡Es difícil imaginar hoy en día, el sabor que percibido en el paladar, la primera cucharada de sopa llevada a plena luz del día como lo ha venido haciendo el hombre blanco!
Pero sin lugar a dudas esta sopa si fue sabrosísima.
Desde este día, preparar la sopa de auyamas el primero de Enero ha constituido la tradición culinaria más arraigada y más fuerte en el seno de la sociedad haitiana.
La sopa del primero de enero ha dejado de ser una comida para convertirse en un espacio y un momento de convivialidad. Pues todos los amigos deben compartir esta sopa como una invitación a compartir y a unirse para defender esta libertad, símbolo de la dignidad humana reconquistada por el sacrificio de la sangre.
Pues en la casa de “el mortal” se cocinaba sopa en abundancia. Vivian muchas personas en la casa y los hijos tenían muchos amigos también. Debido a los preparativos (cocinar una gran cantidad de carne, pelar las auyamas, pelar y cortar los demás ingredientes como zanahorias, puerro, repollo, papas, rábanos etc...) proporcionales a la cantidad que se debía preparar y a causa de la tradición del culto de despedida de año, la sopa ahí se preparaba más tarde.
Se servía generalmente después de la diez de la mañana. Pero no hacia ningún tipo de diferencia porque algunos miembros de la familia gozaban de la oportunidad de ir donde sus amigos. En esas casas donde a las siete de la mañana ya a sopa estaba lista y servida.
Una manera típica de celebrar el primer día del año es que todos los niños debían lucir atuendos y ropas nuevos, comprados por las circunstancias. Se iban alegremente visitar a las familias del barrio y el vecindario para “souhaiter la raisonnée” es decir desear un feliz año nuevo y aprovechar para recibir “les étrennes” o los regalos.
El niño además de su regalo, recibió un pedazo de biscocho casero típico. Una pasta mal hecha cubierto por una crema constituida casi exclusivamente de azúcar y mantequilla acompañado felizmente de un vaso de bebida gaseosa. Los mayores eran agraciados de una copita de licor casero (Aucar+agua+alcool+colorantes). Como niño, uno disfrutaba estos momentos que le daban todo el encanto a las fiestas de fin de año. Con la llegada de la adolescencia uno se sentía feliz de decir que no o sentirse exonerado de eso que ya representaba más que una payasada. Los niños que llevaban ropas nuevas para ir a saludar a los mayores del barrio se conocen como “ti joudlan” (Petit (du) jour de l’an)…

Hoy, en el año 2008, después de 20 años de dislocación de una sociedad moribunda, después de haber sido abonada por aquellos que sembraron el odio para cosechar una gloria sin méritos, no sé si la sopa de auyamas guarda el mismo sabor de 1804.
De seguro que los niños no salen para desearle “la raisonnée” a los demás pues en las esquinas están los secuestradores, verdaderos rapaces, dispuestos a matarlos, y tirar los cadáveres a la basura para el deleite de los perros errantes. ¡Ahí estamos soportando las secuelas letales de las conquistas del 86! Pero los haitianos añoran estos momentos de convivialidad donde la pobreza se acompañaba de verdaderos valores humanos y se soportaba con dignidad.
Pero nunca se debe dejar de responder positivamente a una invitación para comer una buena sopa de auyamas.

Texto: Elvis Bisbirudolfo Raposo Nepomuceno
Alias Elbinbin
Nota: Proximamente, la receta de la sopa de auyamas a la manera haitiana con la ultima y mas breve entrega

2 comentarios:

Noemi dijo...

Saludos:

Me gustaria saber como se celebra la Navidad en Haiti

JiJi dijo...

Buenos dias Noemi....
Gracias por habernos visitado y tomado el tiempo de mandarnos este comentario.
Su pregunta me hizo ver que habiamos prometido la receta de la sopa de auyamas pero nunca lo cumplimos. Como debe de haberse dado cuenta vera que en Haiti no se puede planificar nada sino siempre hay que improvisar. Pasamos del terremoto al colera y del colera al huracan.
Pero me sera un placer contarle y para los lectores de este blog como se celebra las fiestas de navidad en haiti.
Gracias y siguenos leyendo por ahi
Jiji