ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

sábado, 19 de abril de 2008

FERNÁNDO LUGO, el obispo de los pobres, el obispo-Presidente… Sabor a déjà vu

Lo decía a menudo. Y siempre esta frase desencadenaba una hilaridad despreocupada en los ciudadanos de mi edad que siguieron en los años 70 y 80 los cursos de Física del profesor Verna. Sí. con este tono que le era más que propio, decía a quien quería ya oírlo “Lo que ya se vio se supone sabido”.
Hoy en dia, hemos sido bombardeados por las situaciones más increíbles que sería necesario ser ingenuo para dejarse sorprender. Nada de nuevo sobre el sol para los más categóricos. El domingo pasado, escudriñaba el internet en búsqueda de informaciones y artilugios para mejorar la cara y el contenido de HAITÍ RECTO VERSO (El pendiente de este espacio en francés).
Generalmente enciendo la televisión para seguir por los canales encriptados que se apasionan por la retransmisión de los partidos de fútbol. Es bastante interesante seguir un partido de fútbol. Es totalmente posible ahorrar uno de los órganos sensoriales. Si consideran en un momento determinado que el comentarista dice demasiado tonterias pueden optar para bajar el volumen y no observar más que la imagen. Y ahí les aconsejo a invitar a alguien que no tenga el espirito ni el fanatismo del deporte rey para que te ayude en la retransmisión:
- Uno con una camiseta blanca le da una patadita a la bola, ooooootra patadita a la bola, otro le da con la cabeza.
- Otro con la camiseta azul le coge la bola y le da uuuuuu-na patadita ..ooo-tra patadita.
- Ay que bruto el de la camisa azul le dio al otro en sus partes!
- Etc…(SVG)
Si lo que les importa es el resultado o los momentos fuertes del encuentro, pueden utilizar convenientemente su tiempo haciendo otra cosa u otra cosa y mirar exactamente la tele según la emoción de la entonación de las voces de los que garantizan los comentarios y la descripción vocal de las acciones del partido. Cierro rápidamente este paréntesis para no incomodar a los no amantes del balompié.
En efecto, exactamente antes del partido, un canal encriptado presentaba a su público una interesante emisión de actualidades que implicaban reportajes simpáticos y dignos de mi atención. Me detuve. El próximo tema iba a ser los ya famosos e inhumanos “motines del hambre” en relación con países como Haití, el Zaire, Filipinas, Egipto entre otras cosas. Justo después de, “Efecto Mariposa” - el nombre de la emisión - se dirigió hacia el Paraguay para hablar de un fenómeno: Un obispo que deja caer su sotana para aspirar a la banda presidencial en Paraguay.
¡Me dije, vaya ! eso me dice algo.
A manera de introducción, el periodista no tardó en pintar un cuadro bastante “pintoresco” de este país enclavado en Sudamérica: uno del el más pobre del mundo, soportando y sobreviviendo del peso del tráfico de drogas, dirigido desde hace 60 años por uno sólo y mismo partido que hace de la corrupción un modus vivendi acoplado a un modus operandi.
Me repetí, Vaya!, vaya! eso me recuerdo algo.
A través algunas imágenes del personaje, el escenario estaba planteado para una historia que se asemejaba a tantas otras.
Se trata del antiguo obispo Fernando Lugo. Antes del drama de Ingrid Bétancourt, después de la confrontación George Bush- Hugo Chavéz, los medios de comunicación europeos no son siempre muy aficionados de lo que ocurre en Sudamérica. Es necesario decir también que la sucesión de golpes de Estado, los regímenes totalitarios, los carteles de la droga seguidos por sus comitivas de crímenes, no deben retirar le el sueño a ciudadanos adquiridos a la causa de la democracia perfecta y absoluta.
Ademas, Las elecciones presidenciales en estas latitudes tienen siempre los mismos sabores, los mismos olores y los mismos colores. Las campañas electorales no se hacen vendiendo o defendiendo un proyecto o un programa político sino a golpes de invectivas; y el vencedor es a menudo el que por una parte, supo demostrar que al adversario es mucho más corrupto y sobre todo utiliza los recursos del estado para:
- comprar votos
- montar fraudes masivos y comprarse los favores de las fuerzas armadas represivas, y de la oligarquía que no podría ni verse ni sentirse lesionada en sus intereses.
Todo esto en detrimento del pueblo que anima las comitivas de campañas electorales, gritan los lemas vacíos de sentido y que entregan sin pensar, una etiqueta de mesías a alguien que no hará nada que atascar sus derechos más elementales.
En esta atmósfera de selva, es siempre saludable para nosotros quienes forman parte de la especie humana y que creen que el hombre nace bien - y si tal no era el caso tendría que pregunta a los padres - ver un hombre dotado de un determinado perfil, querer lanzarse a la boca del lobo para nivelar las sendas de desigualdad. ¿Y quién puede hacer mejor que un hombre de Dios?
Una gran parte de la población de Paraguay sueña con un futuro mejor con Fernando Lugo al poder. Fernando Lugo nació en 1951. Eclesiástico y hombre de Dios quiso combinar el simbolismo de la fe a la fuerza de la acción positiva y constructiva. El recorrido del hombre implica una estancia sobre la tierra. porqué no luchar por la aplicación de los preceptos divinos y cristianos en la administración de la justicia social y la división equitativa de las riquezas?
Estas reflexiones para un eclesiástico lanzan una señal al otro lado del tradicionalismo religioso más propenso en predicar una determinada filosofía basada en la resignación para caer de lleno en el universo “inquietante” de la teología de la liberación. He aquí pues, Fernando Lugo convertido en religioso-militante que va a defender los intereses de los campesinos sin tierra contra los intereses de los latifundistas muy potentes.
Después de haber querido e intentado definir una línea de demarcación entre política y religión, su posición adoptada manifestada en sus compromisos le valdrá una jubilación anticipada como obispo a los 52 años contra la mediana de 75 años para los religiosos que seguirán una trayectoria más vertical. Recibirá una lista con millares de firmas de ciudadanos paraguayos que le suplicarán presentarse como candidato a las elecciones presidenciales de próximo domingo.
Bajo la bandera de la Alianza Democrática para el Cambio, pretende causar la ruptura con una manera de gobernar que es el atributo del partido rojo y colorado en el poder desde hace 60 años.
Los sondeos de opinión y los dictámenes de los observadores expertos en la materia le conceden una ventaja del 6% sobre el candidato oficial que posee un arma principal e infalible desde mucho tiempo: el fraude masivo.
Según estas mismas voces autorizadas, una ventaja para resistir a los fraudes, chanchullos e irregularidades y ser determinante debe ser igual o superior a un 10%.
Otro inconveniente de importancia contra el éxito de Monseñor Lugo reside en su posicionamiento con relación a la lucha de influencia estratégica y política de la zona. En norma general el que defiende a los campesinos sin tierra contra los latifundistas se pone automáticamente una chaqueta de comunista o de izquierdista sobre la espalda. En la lucha que opone Bush y Chavez, Lugo está posicionado definitivamente más cerca de la línea de demarcación de Chavez que de la de su enemigo jurado. Una victoria de Fernando Lugo representaría para la Comunidad internacional un refuerzamiento del pseudo eje socialista procastrista revitalizado por Chavez que lleva en su estela Evo Morales y Daniel Ortega.
Todo esto para significar que no es necesario esperar oír voces gritando y denunciando ¡ fraudes! Del concierto internacional para descartar el candidato oficial, garante del estatuto quo.
Deseamos la mejor elección al pueblo paraguayo puesto que suelen decir que el pueblo tiene los dirigentes que se merecen.
Paraguay pintado por los periodistas se asemeja “extrañadamente” a Haití después de la caída y el fin de la dictadura de Jean Claude Duvalier. Después de una sucesión interminable de golpes de Estado, un tal Jean Bertrand Aristide, sacerdote Salesiano ,recibió la bendición de una gran parte de la población para personificar el símbolo del cambio y la ruptura.
Hoy vive en Sudáfrica. Exiliado…con rumores de poseer una fortuna estimada a varios centenas de millones de dólares.
Y a Monseñor Fernando Lugo, si debiera beneficiarse del veredicto de las urnas nosotros le aconsejamos inspirarse en la historia de este Jean Bertrand Aristide que con uno recorrido similar no supo capitalizar el enorme privilegio que se le concedió para transformarse en dirigiendo e icono de la ruptura. Su interpretación de la teología de la liberación le valió un aura poco brillante como las tristes y opacas coronas que ornaron las cabezas de los dictadores más sanguinarios de la historia de Haití.
Nos quisiera no decir pensando en la posibilidad de una victoria a las urnas de Fernando Lugo: “ todo lo que se ha visto se supone que es sabido; ni adaptar el título de la novela de Gabriel García Márquez para predecir la crónica de un fracaso anunciado.
Todo ello, para la felicidad del pueblo de Paraguay.