ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

viernes, 2 de abril de 2010

Bomberos Unidos Sin Fronteras: 'No hay nada comparado al subidón de salvar una vida'

· Una ONG pasa del reciclaje a la acción internacional a gran escala en 14 años · 'Hay que dejar atrás muchas cosas en lo personal y también en lo profesional'


Lucía González, Madrid
De limpiar botas, coser pantalones y lavar ropa a facilitar agua potable a más de 400.000 personas en la Amazonia peruana y actuar en zonas de emergencia como Haití hay una distancia temporal de 14 años y muchos fuegos apagados.
Un ejemplo de como la dedicación de los voluntarios de una ONG sirve, partiendo de muy poco, para mejorar la vida de miles de familias. En su caso, Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF) ha centrado su labor en trabajar con el principal aliado de su profesión, el agua (son expertos en plantas de potabilización), y se ha convertido también en un grupo de actuación ante emergencias. De hecho, fueron de los primeros en llegar a Puerto Príncipe tras el terremoto.
"No hay nada comparado al subidón de salvar una vida", afirma el presidente y miembro fundador de BUSF, Ángel García Lorite (Madrid, 1967), quien considera que la situación en Haití -"una experiencia brutal"- "ha tocado el pico más alto de trabajo que hasta ahora hemos llevado a cabo en respuesta ante emergencias".
'Cuando comenzamos no sabíamos muy bien donde íbamos. Pero empezamos a ayudar y se nos fue metiendo tan dentro que hoy no podemos vivir sin ello'
Una de las zonas donde les tocó trabajar en las ruinas del Hotel Montana, de donde rescataron con vida a más de 20 personas, incluida la dueña del hotel, Nadine Cardozo, a la que encontraron entre los escombros cinco días después del seísmo. Fue uno de esos "milagros" que a veces ocurren tras fatales tragedias, ya que el plazo medio para encontrar a personas con vida tras un seísmo son las primeras 72 horas.
Además, BUSF ha puesto en marcha en Haití un servicio de potabilización de agua con carácter permanente al Hospital General de Puerto Príncipe y a dos asentamientos humanos cercanos. Y van a ampliar los servicios con dos ambulancias bajo la marca SAMUR (Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate de Madrid), que serán operadas por miembros de BUSF dentro del operativo del citado centro médico.
"En Haití se han visto reflejado tantos años de trabajo en formación y especialización. Además, alguno de los cooperantes que se han ido formando en Latinoamérica desde la ONG son ahora cooperantes en Haití reconocidos por instituciones como la Organización Panamericana de Salud", explica.


Maximizar el tiempo
Situaciones como esta se afrontan como retos, indica García Lorite, que trabaja en el parque de bomberos número 12 de Madrid, en Aluche. Su trabajo de bombero le permite cierta movilidad en cuanto a horarios. Cuando hay que salir al exterior, "se cambian guardias, se tira de vacaciones o incluso de permisos no retribuidos".
El tópico "se recibe más de lo que se da", parejo al voluntario, también se cumple en su caso. "Para seguir en esto muy activo, día a día y cada día más, hay que dejar atrás muchas cosas en lo personal y también en lo profesional. Pero una sonrisa, una mirada o una mano amiga... Todo ese conjunto de humanidades es el mejor premio que puedes recibir".
Se les paga con ilusión. En España son cerca de 400 los voluntarios, aunque hay un grupo de unos 60 con una mayor implicación. "Todos los bomberos profesionales que estamos como voluntarios en BUSF no cobramos ni un euro. Estamos convencidos de que si hubiese dinero de por medio los sueltos empezarían a contaminar el espíritu inicial por el que nos fundamos", señala.
BUSF nació con la idea de ayudar a bomberos de países Iberoamericanos, con menos recursos. "Cuando comenzamos no sabíamos muy bien donde íbamos. Pero empezamos a ayudar y se nos fue metiendo tan dentro que hoy no podemos vivir sin ello", explica García Lorite, que no tenía experiencia previa en voluntariado. Es un doble Ángel, por su nombre y por la labor de la ONG, le dicen en las pequeñas aldeas de Perú donde ha llevado agua potable esta organización, nutrida principalmente de inversión del Ayuntamiento de Madrid y empresas españolas.
"La dedicación a BUSF es 'h24'. Son muchísimas horas en temas de emergencias, cooperación, la gestión cotidiana, la administración", comenta García Lorite. Eso, y algún que otro dolor de cabeza que lleva a pensar en tirar la toalla. "Tienes picos altos y bajos de motivación. Pero al final te quedas con lo que estás haciendo, con que los resultados están ahí y merece tanto la pena que dejas a un lado cuestiones que muchas veces vienen dadas por la envidia".