ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

sábado, 3 de abril de 2010

EEUU arrestó hace tres meses a 75 haitianos que evacuó tras el seísmo

No tenían visa de entrada
Rui Ferreira | Miami
Entre ellos, un grupo de 70 haitianos que al llegar a territorio estadounidense en vez de ser enviados hacia un hospital terminaron confinados en una cárcel de inmigración. La razón, dicen las autoridades: porque no eran ciudadanos naturalizados estadounidenses, como la mayoría, y no tenían la correspondiente visa de entrada al país.
En los primeros días tras el seísmo, los militares y las organizaciones humanitarias no se preocuparon mucho con detalles como una visa para entrar a Estados Unidos, porque el país estaba sufriendo constantes réplicas del seísmo, y los pilotos de la Fuerza Aérea y de la Guardia Costera – que aseguraban los vuelos de evacuación – querían tener los aparatos el menos tiempo posible en tierra, luego que descargaban la ayuda humanitaria que traían.
Pero, además, el consulado de Estados Unidos en Puerto Príncipe estaba cerrado. Hasta el día de hoy, solo procesa visas para viajar en casos de emergencia.
Por lo menos 70 haitianos ingresaron a Estados Unidos sin documentación, tanto por Miami, Nueva York o Jacksonville, una ciudad al norte de Florida. Todos fueron enviados a cárceles de inmigración tan pronto desembarcaron. Como señaló el Centro de Defensa de los Inmigrantes de Florida, los haitianos recibieron tratamiento médico, pero “bajo cárcel”.

Ayuda

La situación de los haitianos pasó totalmente desapercibida para los medios de prensa y organizaciones sociales hasta que abogados de inmigración, que visitan rutinariamente a sus clientes en las cárceles, comenzaron a descubrir que había haitianos presos, sin antecedentes penales y que habían sido evacuados de Haití.
Según el Servicio de Inmigración y Aduanas, los haitianos fueron enviados a la cárcel para esperar allí ser deportados a Haití. Sin embargo, una de las primeras medidas que la Casa Blanca tomó tras el seísmo fue detener las deportaciones indefinidamente.
Los haitianos quedaron así en un limbo legal, sin permiso de trabajo ni residencia y detenidos por las autoridades migratorias.
Las condiciones de detención no eran las mejores. Pese a estar heridos o convalecientes, a los haitianos les fue impedido contactar familiares en Estados Unidos. Y cuando estos lograban saber donde ellos se encontraban, no los dejaban verlos.
“Siempre que llamaba a inmigración, ellos me decían que los iban a liberar en dos o tres semanas, pero lo cierto es que han pasado casi tres meses”, dijo Virgile Ulysse, un haitiano naturalizado estadounidense de 69 años, que confiesa encontrar cierta dificultad en explicar a sus dos sobrinos, en poder de inmigración, porqué fueron enviados a Estados Unidos en un avión militar para acabar e un prisión.

La liberación

El jueves por la tarde, los servicios de inmigración anunciaron que 36 de los 70 haitianos fueron puestos en libertad, entregados a familiares, organizaciones religiosas o haitianas.

Pero con una condición: firmaron un acuerdo según el cual aceptan ser repatriados voluntariamente cuando la Casa Blanca decida levantar la prohibición decretada en las horas siguientes al seísmo.
Todos los demás siguen presos, porque no aceptaron las condiciones. ¿Durante cuánto tiempo? Nadie sabe.
“Mantenerlos presos aún más tiempo, querer traumatizar aún más a estas personas que vivieron cosas horribles en Haití antes de llegar aquí es, en lo mínimo, muy preocupante”, estimó la directora del Centro de Defensa de los Inmigrantes de Florida, Cheryl Little.