ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

sábado, 10 de octubre de 2009

MANO DE OBRA : Dominicanos denuncian haitianos los desplazan

SE QUEJAN DE QUE SU MANO DE OBRA PERDIÓ VALOR PORQUE LA HAITIANA ES BARATA
Adriana Peguero - 10/10/2009
Comendador, Elías Piña.- “Aquí hay muchos haitianos. Yo me atrevo a asegurar que esta provincia es más de los haitianos que de nosotros los dominicanos, porque están en grandes cantidades en todas partes”, se queja Alfredo Martínez, quien se dedica a vender yaniqueques.
Su domicilio está en la calle Sánchez de aquí y de acuerdo con su experiencia, cuando de su poblado salen 30 dominicanos a la calle a trabajar y a realizar otras actividades, del mismo lugar también salen 29 haitianos a hacer lo mismo.
Los testimonios de Alfredo Martínez; José del Carmen Bidó, supervisor del cabildo de esta provincia, y de la señora Yaqueline Ferreras, entre otros lugareños entrevistados por LISTÍN DIARIO en Elías Piña, indican que a los dominicanos se les dificulta conseguir una casa de alquiler y trabajo, porque los haitianos pagan más caras las viviendas y cobran más barato la mano de obra, por lo cual son más demandados por los empleadores.
“Aquí antes uno conseguía una casa en buenas condiciones en mil pesos y mil doscientos pesos, pero ahora a esos mismos espacios no hay quien les meta el diente, porque sus precios se han disparado por la demanda de los haitianos”, agregó. Explicó que en estos momentos los extranjeros demandan esos espacios en mayor cantidad para vivir y almacenar las mercancías que ofertan en el mercado binacional que se realiza en Elías Piña, los lunes y viernes.
Descontento
Los lugareños manifiestan que se sienten “invadidos”, “colonizados”, “minados”, “inundados” y “ahogados” por los haitianos. Se refieren a las zonas rurales donde familias del hermano país se han asentado y construido casuchas de palitos y techadas de yagua, donde habitan hasta 11 personas.
Uno de los casos más evidente ocurre actualmente en la sección El Pino, donde una colonia de haitianos ha levantado un asentamiento de alrededor de 15 casuchas en un espacio del Estado dominicano.
En este lugar, ubicado a unos seis kilómetros del centro del municipio cabecera, a voz de los pobladores, los haitianos ubicaron un espacio y lo tomaron para ellos. Precisan que además de levantar maltrechas viviendas, en el lugar también tienen conucos sembrados de guandules, plátano y otros productos agrícolas.
Y es que tanto en la zona urbana como en las rurales hay una masiva presencia de haitianos. Los barrios más poblados por ciudadanos del vecinos país son Galindo, Las Carreras, Cerro de los Chivos, Lavandera, El Carrizal, Padelmo, así como en todas las secciones y parajes, explicaron.
Todos lo saben
José del Carmen Bidó explicó que en años pasados era difícil encontrar un haitiano para pagarle un día de trabajo, pero ahora estos andan agrupados con herramientas de trabajo encima en las áreas agrícolas, en busca de ofertar su mano de obra.
“Todos los campos de aquí están repletos de haitianos y por esa razón es que los dominicanos que hacían esos trabajos no encuentran qué hacer, porque ellos se van delante.
El Gobierno tiene que hacer algo, porque eso no puede ser. Ya los dominicanos no aguantamos más. Ya la mano de obra nuestra no tiene ningún valor”, agregó.
Informó que casi la totalidad de los trabajos del área de la construcción y la agricultura está en poder de los haitianos que han llegado al país de forma ilegal, mientras los dominicanos no encuentran qué hacer para ganarse la vida.
“Ellos son seres humanos que se merecen toda nuestra consideración y respeto, pero considero que ellos deben estar en su país y nosotros en el nuestro. Yo creo que debemos mantener el intercambio comercial porque eso ayuda bastante a ambos países”, dijo.
Pidió a las autoridades poner más atención a la migración haitiana, porque diariamente entran familias enteras con niños en brazos por las zonas donde la vigilancia no existe y se establecen sin ningún problema.
Sonia Bautista, Tee Luis, María José, Ramón Arami Moreta, Miguelina Valdez y Dalinda Andrés, son parte de los haitianos que en los últimos tres años han cruzado la frontera de forma ilegal y se han establecido en el municipio Comendador.
Sonia Bautista señala que se siente muy bien en este país y por nada del mundo quiere pensar que podría volver a vivir en Haití, porque allí ella y sus hijos pasaban mucha hambre.
NO HAY CONTROLES EN EL ÁREA DE MERCADOS
El mercado binacional de Elías Piña fue iniciado por los dominicanos, pero de acuerdo con la señora Yaqueline Ferreras y Alfredo Martínez, prácticamente los extranjeros despojaron a los nativos de esa plaza.
“El día que los haitianos no vienen al mercado no se realiza. Yo recuerdo que en una ocasión hubo un problema por la muerte de un haitiano y esto aquí parecía un desierto”, agregó Martínez. La señora Ferreras atribuyó la masiva presencia de haitianos en Elías Piña y otras provincias del país a la escasa vigilancia de la frontera.
Advirtió que de nada vale que cambien los guardias del Servicio Fronterizo, si en cada cambio los que llegan se quedan con la herencia de los que se fueron.
“Estoy de acuerdo con que por las montañas entran muchos haitianos, pero las guaguas del servicio de pasajeros que viajan a la capital transportan muchos, porque hay un negocio entre choferes, cobradores, buscones y los guardias que están para vigilar.
De aquí a la capital hay numerosos puestos de chequeos y los haitianos pasan sin problemas por esos lugares”, agregó. Se quejó de que el único país del mundo que tiene la frontera abierta es República dominicana, tras señalar que los haitianos cruzan en procesión diariamente por la frontera y las autoridades permanecen cruzadas de brazos.
“Aquí un dominicano no encuentra una pieza para vivir, porque los dueños nos las niegan para alquilárselas a los haitianos.
En un solo cuarto suelen vivir hasta diez haitianos empaquetados. Aquí deben establecerse reglas como en otros países”, agregó. Ferreras.
http://www.listin.com.do/app/article.aspx?id=117649