ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

domingo, 21 de noviembre de 2010

Haití, otro paso en el infierno

Por ¡ Oh ! Redacción - Los Tiempos - 21/11/2010 DESASTRE

Tras el terremoto de enero pasado, Haití se ha visto sacudido por un huracán que ha inundado gran parte del país. Ahora los haitianos deben luchar contra el cólera que se ha cobrado ya cientos de víctimas.
Al cierre de esta edición, las organizaciones de salud haitianas y las cooperaciones internacionales informaban de alrededor de 1.000 muertes causadas por la epidemia del cólera. Pero cada día que pasa cambia el número fatal.
La enfermedad se ha cobrado la vida principalmente de personas que habitaban los campamentos de desplazados, quienes se han visto invadidos por aguas servidas, toneladas de basura regadas en las calles y hasta cadáveres que aún no han sido enterrados desde la catástrofe de principios de año. Se calcula 14.000 personas afectadas con la enfermedad hasta ahora. Aunque casi todos coinciden en que pudo ser peor.
Cientos de miles de personas que viven en los campamentos de refugiados creados tras el terremoto ignoraron los llamados de las autoridades para buscar refugio en zonas más seguras cuando se supo que el huracán Tomás atacaría. Pese a los informes metereológicos, la tormenta eludió la capital, Puerto Príncipe, lo que hizo que un funcionario de Naciones Unidas afirmase que, "por una vez, Haití tuvo suerte", pero ésta no duró tanto.

Bajo el agua
Más de un millón de haitianos continúan viviendo en los campamentos de refugiados tras el sismo de enero, de los cuales sólo unos pocos decidieron buscar refugio en casas de familiares o en escuelas habilitadas para esta tormenta. La poca evacuación de personas se produjo pese a los llamados del presidente René Preval, quien se dirigió en mensaje de radio a todo el país urgiendo a sus conciudadanos a buscar refugio.
Luego de la intensa tormenta, muchas zonas han quedado aisladas por las inundaciones, lo que ha complicado aún más el acceso de los servicios sanitarios a los afectados.
Casi todos los años han sido complicados para Haití en su época de lluvias. Entre 2004 y 2008, miles de haitianos murieron, especialmente en la norteña localidad de Gonaives.
Esta localidad ha sido nuevamente afectada, como Les Cayes y Jacmel, mientras otros numerosos pueblos del interior permanecen aislados por las inundaciones y los deslizamientos de tierra.
"Las tiendas estaban desparramadas por todo el lugar. Llovía torrencialmente y todos estaban empapados. Se habían levantado refugios, pero no había nadie que los transportara", escribió en la red social Facebook Gwenn Mangine, una residente en la zona.
Funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas, junto a equipos de ingenieros, tuvieron que dejar pasar el agua a través de una represa en el río Artibonito, el más largo e importante del país, y aunque los habitantes de la ribera del río fueron alertados del riesgo de desbordamiento y el gobierno ordenó la evacuación del área, no se pudo evitar que el cólera, una enfermedad que se transmite por el agua contaminada, se desatara. A más agua más riesgo. Las aguas servidas y la basura que arrastró la corriente han hecho que las condiciones se vuelvan aún más propicias para la bacteria. Actualmente en seis de los diez departamentos del país hay contagios. La epidemia se inició el 19 de octubre en el departamento de Artibonite, el más afectado.
Los hospitales y centros asistenciales están abarrotados con personas infectadas con la epidemia, la cual ocasiona vómitos y fiebre alta, pero en muchos casos no manifiesta síntomas en las víctimas 48 horas antes del fallecimiento.

Política por medio
Hoy el número de muertos ha disminuido; sin embargo, la organización Médicos sin Fronteras ha declarado que aún se reciben entre 40 y 50 casos por día. Gracias a la presencia de médicos tras el sismo se redujo en el país la mortalidad por cólera, enfermedad que todavía no amenaza la celebración de elecciones el 28 de noviembre, cuando 4,7 millones de haitianos acudirán a las urnas para elegir presidente, 11 senadores y 99 diputados.
Miranda Manigat, favorita en los sondeos para suceder al presidente haitiano René Preval, dijo que "la situación general no es favorable para las elecciones", aunque admitió que "postergarlas no sería razonable".
Un segundo candidato, Leslie Voltaire, dijo: “No podemos posponer las elecciones por el cólera. No se sabe, pero si las posponemos uno o dos meses, el cólera podría ser peor de lo que es hoy”.
La Organización de Naciones Unidas solicitó ayuda internacional por 164 millones de dólares que se utilizarán para incrementar el personal médico y adquirir mayor cantidad de equipos, medicamentos y productos para potabilizar el agua.
Un informe del Ministerio de Salud señaló que casi la mitad de las víctimas falleció en sus comunidades, no en hospitales y que el mayor desafío es llegar a los refugiados a tiempo para que la mortalidad no aumente.
El ex buque de guerra USS Iwo Jima, convertido en hospital flotante, ha resultado una parte crucial de la respuesta estadounidense a la tormenta. Ahora se encuentra anclado cerca de Haití. Sin embargo, en todo el país "casi no se han distribuido materiales para refugios. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) todavía lleva a cabo evaluaciones", dijo el encargado de prensa de esa agencia, Leonard Doyle.
Desesperados, la anterior semana, miles de haitianos salieron a las calles para protestar por la lentitud de la respuesta de la ONU ante el brote de la epidemia. Los manifestantes prendieron fuego a una estación policial y sus vehículos mientras avanzaban con violencia por la ciudad de Cap Haitien, en el norte del país, acusando al gobierno de dejar morir a la población.
Doctores y policías en Cap Haitien, segunda ciudad del país a 270 km de la capital, reconocieron la existencia de heridos. “Los cascos azules lanzaron gas lacrimógeno y sabemos que hubo gente lastimada, pero no sabemos si fueron heridos ni en qué circunstancias”, dijo el vocero de la ONU Vicenzo Pugliese.
Los residentes locales acusan especialmente de la epidemia a los cascos azules nepalíes de la ONU, llegados al país poco antes de la irrupción de los primeros casos a mediados de octubre. La ONU ha prometido investigar la denuncia de que el brote partió de unos tanques sépticos en un campamento cerca del pueblo de Mirabelais, donde se encuentran los nepalíes, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que se trata de una fuente poco probable.
Lo que las autoridades temen es que la epidemia se propague en forma exponencial si el cólera llega a los campos de refugiados, donde miles de personas se amontonan en precarias condiciones sanitarias. Un alto funcionario de la ONU sostuvo que hay nuevos casos de cólera en todos los lugares de Haití y que las agencias de ayuda esperan, lamentablemente, un significativo aumento de infecciones. (Con datos de Agencias)
http://www.lostiempos.com/oh/actualidad/actualidad/20101121/haiti-otro-paso-en-el-infierno_99721_193544.html