ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 3 de marzo de 2010

Consecuencias del terremoto: ¿Tú irías de vacaciones a Haití?

El puerto desde el 21 de Mayo. | Marilén Llancaqueo

La venta de alimentos y el transporte se benefician de la situación

Artesanos y negocios dependientes del turismo los grandes perjudicados

Marilén Llancaqueo | Valparaíso (Chile)

Actualizado martes 02/03/2010 22:00 horas

Mientras los supervivientes de las zonas afectadas, aún en tinieblas y sin abastecimiento, lloran a sus muertos y rescatan del lodo algunas pertenencias, los habitantes de Valparaíso comienzan a regularizar sus vidas. Parte del comercio reabre sus puertas, algunas oficinas públicas reinician sus servicios y el transporte público retoma sus recorridos habituales.

El medio de transporte emblema de esta ciudad son los teleféricos. Semejantes a funiculares se empinan por los cerros trasladando a residentes y viajeros hacia pequeñas callejuelas y miradores naturales.

Uno de ellos es el Artillería. Emplazado en el casco antiguo, este turístico teleférico traslada alrededor de 900 pasajeros cada día de verano. Todos visitantes ansiosos por conocer el Paseo 21 de Mayo, considerado una de las mejores vistas del puerto.

 

Después del seísmo, la ausencia de suministro eléctrico paralizó sus funciones hasta este martes. "…Pero ya no se ven las filas de la semana pasada. Mira ahora, van vacíos" señala la ascensorista, que prefiere omitir su nombre.

A pesar del impacto económico causado por el seísmo, el consuelo que prima es el informe técnico que asegura que no existe daño estructural en ninguno de los ocho funiculares activos. También tranquiliza el sueldo fijo que cada uno de estos trabajadores recibe: "La verdad es que a nosotros no nos afecta la disminución de público, porque mantenemos nuestro sueldo mensual", declara la joven mujer antes de cerrar las puertas y anunciar el ascenso.

Los otros damnificados

Natalia arrenda un local en el acceso superior del Artillería. Allí combina postales con lanas y artesanía en cobre. Hasta el viernes pasado vendía un promedio de 80 mil pesos diarios (160 dólares). Hoy ha vendido 1. 500 pesos (3 U$). Su esperanza es repuntar las ventas, pero se considera escéptica: "A mi me gustaría que los medios de comunicación dejaran de sobreexplotar la tragedia del sur y extenderla como si fuera todo Chile. Que no aumenten el pánico y poco a poco volvamos a la normalidad. Mi fuente laboral es el turismo, no tengo más o sino no tengo para comer".

En el mirador la feria de artesanías típicas se encuentra vacía. Carlos Muñoz, 'El Diantre' (Diablo en vocablo rural) es cantautor popular. En su puesto vende todo tipo de souvenirs para los cientos de turistas que diariamente suben este lugar. "Esto seguirá así hasta dentro de un año... ¿tú irías de vacaciones a Haití?, ¡no pues!", exclama con certeza.

Las bajas en las ventas son drásticas: de 50 mil pesos diarios (100 dólares) a 0 peso. Pero este no es el único tema que preocupa al Diantre, también intuye un oscuro manejo político de esta catástrofe por parte del nuevo gobierno: "Esto le cayó del cielo (conveniencia) a Piñera. Con esto va a poder llevar a cabo toda su demagogia. El millón de empleo que ofreció los va a cumplir ofreciendo recoger escombros. El terremoto va ser tema para los 4 años de gobierno y con soluciones parche", reflexiona.

En el puesto aledaño, Ana Reyes, artesana y Yuri Alvarez, pintor fuman un cigarrillo. "Este es el primer día que nos instalamos. Teníamos ilusión con la llegada del crucero, pero dieron una vuelta rápida y se fueron. Nosotros venimos acá por necesidad, si no vendemos no tenemos dinero y ahora estamos muy atemorizados", se desahoga Ana antes de correr a atender a una viajera suiza que pregunta por llaveros. "Y sabemos que esto tomará meses, incluso un año y mientras tanto ¿de qué vamos a vivir?"

La pregunta queda en el aire. Su compañero de puesto, reafirma "Ahora tenemos una sensación de desempleo, porque lo que nosotros hacemos no es de primera necesidad. Si tuviera una panadería, seguro estaría vendiendo más, pero soy artista, pinto y eso en estos momentos no vale nada".

El terremoto del pasado viernes, ocurrió en plena temporada de verano, con una estimación promedio de 4 millones de turistas durante enero y febrero. A la fecha, el único sector económico que saca cuentas alegres es el llamado de primera necesidad (transporte y alimentos), que ha aplicado un alza en sus productos de hasta un 300% sobre el valor normal. Produciendo diversas voces de alarma que se elevan por lo que es considerado un abuso y una falta de ética solidaria en medio de la tragedia.

http://www.elmundo.es/america/2010/03/03/noticias/1267585226.html