ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

lunes, 22 de marzo de 2010

ENCUENTRO: Franjul alerta ante SIP que la prensa "agoniza" en Haití

22/03/2010 EXISTE EL RIESGO DE QUE MUCHOS PERIODISTAS SE QUEDEN SIN TRABAJAR Y SIN COBRAR
Oranjestad, Aruba.- El director del LISTÍN DIARIO, Miguel Franjul, alertó ayer a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) sobre la difícil situación que atraviesan los medios de comunicación haitianos tras el terremoto del pasado 12 de enero, en un informe en el que puso de relieve que aunque la prensa no ha muerto en Haití, ésta inevitablemente “agoniza”.


“Hasta que no se logre un real repunte de la actividad productiva, comercial y empresarial, el sector privado y el gubernamental no podrán disponer de recursos para publicidad, lo que plantea el riesgo de que muchos periodistas se queden sin trabajar, probablemente sin cobrar sus pensiones o salarios de liquidación”, dijo Franjul.


Durante su participación en el panel sobre los impactos del terremoto de Haití en los medios de comunicación de ese país, en la reunión semestral de la SIP en Oranjestad, capital de Aruba, Franjul propuso además que este organismo apoye a la prensa y al periodismo haitianos a sobrellevar una difícil perspectiva a corto y medio plazo.


“El devastador terremoto que asoló Haití el 12 de enero no sólo causó el colapso del 80 por ciento de las viviendas de su capital y más de 200 mil muertes, sino que produjo daños significativos a las sedes y los equipos de impresión y de trasmisión de sus principales medios de comunicación social, además de causar la muerte de 27 periodistas”, dijo Franjul.


El director del LISTÍN agregó que dos meses después, los dos diarios más representativos, Le Nouvelliste y Le Matin, están impedidos de regularizar sus tiradas y apenas han podido publicar ediciones ocasionales, en formatos pequeños y de pocas páginas sin publicidad, para tratar de mantener cierto nivel de presencia en la destruida ciudad.


“Es una manera de decir que la prensa, en absoluto, no ha muerto en Haití, pero agoniza”, aseguró.


El periodista dominicano destacó que el sismo puso de manifiesto su precario sistema de comunicación, ya que desde las 4:54 horas de la tarde del 12 de enero que se produjo el desastre, prácticamente todas las estaciones de radio y televisión perdieron sus señales y muy pocas mantuvieron su presencia a través de la internet.


Franjul explicó a la SIP que al momento de la tragedia el LISTÍN tenía un equipo apostado en Puerto Príncipe que preparaba una entrevista con funcionarios de ese país, y que por esta razón fue el primer medio extranjero en reportar las incidencias iniciales del desastre, al margen de las agencias, hecho logrado aun con innumerables dificultades y gracias a que sus reporteros pudieron sobrevivir al impacto telúrico.


“Salvo el papel jugado por las redes sociales y la internet, el resto de los medios formales de comunicación estaba en situación de extrema precariedad para operar”, agregó.


Franjul dijo que las primeras 40 fotografías de la tragedia tomadas por el equipo del LISTÍN fueron suplidas a agencias internacionales para ser difundidas fuera de Haití, saliendo a relucir el principio de solidaridad entre colegas. Esas fotografías, agregó, fueron publicadas por 40 grandes diarios en todo el mundo.


RECUERDA LA LLEGADA DE PRENSA EXTRANJERA


En el panel, el director del LISTÍN dijo que sólo cuando llegaron los primeros equipos de reporteros del extranjero con cámaras, plantas de emergencias y antenas satelitales las informaciones comenzaron a fluir de forma adecuada, aunque persistían las dificultades, así como problema de acceso al país y luego a los distintos sectores y barriadas de puerto Príncipe en esas condiciones.


“El reto fue doble, para la prensa y para el periodismo, primero porque las infraestructuras de equipos de rotativa y de transmisión quedaron inutilizadas, y segundo porque de los mil periodistas registrados en ese país unos 500 quedaron en condición de damnificados, perdieron familiares y su prioridad en esos momentos era rescatar parientes o ayudar a sobrevivientes, no trabajar, porque sus medios estaban paralizados” expresó.


Franjul agregó que la lección que debe quedar es que al tratarse de un fenómeno natural como un terremoto devastador como el que vivió Haití, no era posible conservar algún nivel de regularidad y margen de maniobras para que los periodistas o los medios de comunicación pudieran realizar su trabajo.


“Los medios deben tomar en cuenta la necesidad de diseñar estrategias o logísticas para casos de esta naturaleza, a fin de poder asegurarse de contar con una o más plataformas alternativas de comunicación en caso de que se destruyesen sus soportes principales”, dijo.


http://www.listin.com.do/app/article.aspx?id=135749