ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

lunes, 29 de marzo de 2010

Honran a los muertos por el seísmo en Haití con una ceremonia de vudu

sonajeros y tambores
Ceremonia de vudú para pedir por el alma de los muertos. | AP
Reuters | Puerto Príncipe
Actualizado domingo 28/03/2010 17:50 horas
Vestidos de blanco, sacudiendo sonajeros hechos con calabazas decoradas y entonando alabanzas a "Olorum Papa" (Dios Padre), varios cientos de practicantes de la religión vudú en Haití realizaron una ceremonia pública el domingo para honrar a los muertos del sismo del 12 de enero.
Aunque se han realizado muchas ceremonias cristianas para llorar a las cientos de miles de personas que murieron en el terremoto, esta fue la primera conmemoración nacional de la religión vudú de Haití, que ha debido defenderse contra las acusaciones de algunos predicadores evangélicos, de que este culto habría causado de algún modo el desastre natural.
El jefe supremo de la religión vudú en el país, Max Beauvoir, presidió la ceremonia en una plaza del centro de Puerto Príncipe. Coincidió con la festividad católica de Domingo de Ramos, el inicio de la Semana Santa.
Se estima que más de la mitad de los 10 millones de habitantes de Haití profesan el vudú, religión llevada desde Africa occidental hace varios siglos por los esclavos de las plantaciones. La fe es reconocida por el Estado haitiano y está protegida por la Constitución.
Con sonajeros y tambores, los celebrantes hicieron un Booroum, un ritual vudú que según su creencia envía las almas de los muertos "bajo el agua" para que puedan ser lavados y volver a la vida como seres mejores.
"La gente que murió, no murió, fue a otro mundo, para vivir, bajo el agua", dijo a la multitud Beauvoir, educado en el colegio universitario City College de Nueva York y en la Sorbona de París, mientras estaba rodeado por otros "houngan" o sacerdotes.
"Es el vudú el que nos da libertad", dijo a Reuters un houngan, Jean Claude Bazile, recordando que la creencia había sobrevivido como una religión viva tras tener un importante papel en la independencia de Haití en 1804, en la revolución de los esclavos, muchos de ellos practicantes de vudú, que provocó la expulsión del dominio colonial francés.
Bazile rechazó las acusaciones de algunos predicadores evangélicos desde el terremoto, los que, según dijo, habían tratado de desacreditar al vudú diciendo que la religión había sido la responsable de provocar el seísmo.
"Las otras religiones nos quieren aplastar, creen que somos demasiado fuertes", dijo. "Todos fueron afectados por el terremoto, fue la Naturaleza", agregó.
Tras el seísmo, que el Gobierno calcula provocó la muerte de más de 300.000 personas, Beauvoir se quejó frente al presidente René Préval sobre los entierros masivos en fosas comunes de decenas de miles de muertos, que dijo son contrarios a la cultura haitiana.
Enterrar a los muertos en tumbas excavadas apresuradamente sin ceremonias apropiadas es considerado como una profanación en un país donde muchos creen en los zombies - muertos devueltos a la vida por fuerzas sobrenaturales que podrían perseguir a los vivos.