ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

domingo, 17 de enero de 2010

Secretario general de ONU llega a Haití y se reúne con el presidente René Preval


PUERTO PRÍNCIPE.- El sismo que golpeó Haití y provocó decenas de miles de muertes es "la crisis humanitaria más grave en décadas", declaró este domingo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien llegó al mediodía a Puerto Príncipe. Luego de un emotivo encuentro con Michele Montas, una haitiana que hasta el año pasado fue su portavoz, Ban preveía reunirse con el presidente haitiano, René Preval, con quien planea hacer un balance de las necesidades más inmediatas y sobrevolar en helicóptero la ciudad y en particular las ruinas de la sede de la misión de la Establización de la ONU en Haití (Minustah), destruida por completo.

 Antes de partir de Nueva York, Ban había expresado a periodistas que el terremoto que azotó el martes a Haití y que dejó decenas de miles de muertos era "la crisis humanitaria más grave en décadas".

"Voy a Haití con el corazón apesadumbrado para expresar la solidaridad y el total apoyo de la ONU al pueblo haitiano", declaró, antes de mencionar tres prioridades: salvar a la mayor cantidad posible de gente, aportar urgentemente ayuda humanitaria -agua, alimentos y los medicamentos necesarios- y coordinar la ayuda externa.

El secretario general también había indicado que se preparaba "para lo peor", en referencia al personal de la ONU todavía desaparecido tras el sismo.

 El organismo ha confirmado la muerte de 40 de sus funcionarios mientras que otros 330 siguen desaparecidos.

Ban confirmó el sábado el deceso del jefe de misión de la Minustah, el tunecino Hedi Annabi, así como de su adjunto brasileño, Luiz Carlos da Costa, y del jefe de la Policía de la ONU, Doug Coates, de la Policía Real de Canadá.

"Naciones Unidas era su vida y estaba entre sus hijos más dedicados y comprometidos", dijo Ban sobre Annabi, un diplomático con experiencia que trabajaba en Haití desde el 1 de setiembre de 2007.

En el momento en que ocurrió el terremoto, Annabi recibía a una delegación de la Policía china en el hotel Christopher, un edificio que la Minustah usaba como sede.

En Puerto Príncipe, había sustituido al diplomático guatemalteco Edmond Mulet, quien tiene a cargo desde el miércoles y de forma provisoria la MINUSTAH.

En Haití, acompañaban a Ban la jefa del programa de desarrollo de la ONU (PNUD) Helen Clark, el subsecretario general para las operaciones de paz Alain Leroy, el coordinador de ayuda humanitaria John Holmes, y Susana Malcorra, jefa del departamento de apoyo a las operaciones de paz del organismo.

Según la portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en Ginebra, Elisabeth Byrn, los 1.740 rescatistas seguían el domingo con la esperanza de encontrar sobrevivientes entre los escombros.

"El ánimo de los equipos de rescate sigue siendo muy bueno pese a las dificultades y a las condiciones" en las que trabajan, afirmó.

La ONU apuntó que tras el tsunami de 2004 que azotó la provincia indonesia de Aceh al menos las estructuras de los gobiernos locales habían permanecido de pie, pero que en la ciudad haitiana de Leogane de 134.000 habitantes, donde se estima que murieron entre 20.000 y 30.000 personas, todos los servicios públicos se perdieron tras el terremoto.

La última vez que Ban visitó Haití fue en marzo de 2009 junto al ex presidente estadounidense Bill Clinton para instar a la comunidad internacional a ayudar a Haití tras ser azotada por huracanes el año anterior.

Clinton y el ex presidente George W. Bush, nombrados por la Casa Blanca como coordinadores especiales para la ayuda en Haití, lanzaron el sábado el "Fondo Clinton-Bush" para reunir fondos para Haití.

Según la ONU, tres millones de personas necesitan ayuda.

La Organización Mundial de la Salud, basándose en cifras de la Cruz Roja, estimó el domingo que entre 40.000 y 50.000 personas habían muerto en el terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter.

El balance coincide con cifras de las autoridades haitianas, de 50.000 muertos (de los cuales 25.000 cuerpos fueron sepultados), a los que se suman 250.000 heridos y 1,5 millón de sin techo.

http://www.listin.com.do/app/article.aspx?id=128392