ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

sábado, 13 de febrero de 2010

Dicen que aprovechan el caos para hacer negocios
12 Febrero 2010, 12:13 PM
Ricos Haití salen ilesos del terremoto
Escrito por: Paula Bustamante
 PUERTO PRINCIPE.  AFP.  Toman aguas francesas, pueden comprar queso camembert de Normandía, adquirir un aromático aceite de oliva italiano e incluso distraerse con revistas de farándula francófona: son los ricos de Haití, una minoría ilesa del sismo y que aprovecha el caos para hacer negocios.
 En el distrito de Pétion Ville, en la falda de las montañas de Puerto Príncipe, una serie de supermercados fundados y administrados por sirios, están provistos con productos que van mucho más allá de la cesta básica de un país pobre, e incluso con caprichos que son una cachetada en una sociedad con hambruna: productos y recetas en revistas para adelgazar.
 "Vendemos comida, esto nunca va a andar mal. La gente siempre comprará para comer", se jacta Moussa Aballa Nahra, el propietario de 70 años de Royal Market, un supermercado sencillo por fuera pero atiborrado de bombones europeos, aceitunas portuguesas, vinos chilenos y exquisiteses enlatadas, casi todo a los mismos precios que en Estados Unidos, y a veces hasta más caro.
 Nahra llegó a Haití en 1961: "Esto era un paraíso, muy bonito y prometía prosperidad", dice al lado de su esposa, también originaria de Tartus que cuenta orgullosa que sus tres hijos "son haitianos".
 Los Nahra pueden ser una de esas pocas familias sirias en las cuales uno de sus hijos, "el varón, se casó con una haitiana, no es negra, mulata, muy linda", aclara la madre del clan, que ahora es abuela de "estadounidenses, porque mis dos hijas se han ido allá a tener a sus hijos".
 Estas familias de comerciantes o propietarios de hoteles y tierras, son los que integran el 5% de los ricos de los casi nueve millones de habitantes de Haití, una clase alta que casi no sintió el terremoto del 12 de enero en sus casas encaramadas sobre colinas con pinos que miran al Caribe.
 "Yo vivo aquí sólo por el negocio", aclara Joseph Hanna, un joven de 28 años que habla más español que francés porque se vino de Venezuela a Haití hace tres años.
 "Este es un lugar tranquilo, la gente aquí es muy buena", dice Hanna en el Olympia Market, donde incluso hay comida y accesorios para perros, mascotas símbolo de bonanza en una nación devastada por rebeliones, dictaduras, pobreza y ahora un terremoto que echó por tierra la poca infraestructura que había.
 Pero dentro de estas clases altas también están aquellos haitianos blancos o mulatos, cuyos abuelos extranjeros se mezclaron con nativos, como la familia polaca judía y libanesa de Alicia Bigio, dueña del Villa Creole, un hotel de la década del 60 en Pétion Ville, que el sismo casi derrumbó.
 "El 21 de febrero cerraremos para tomarnos el tiempo de pensar qué hacer. No pierdo la esperanza de que podamos recomenzar, con ayuda de créditos estatales", dijo Bigio, que administra el negocio heredado de sus padres desde Washington, donde vive con su esposo italiano y dos hijos.
Petión Ville
En el distrito de Petión Ville se erige una serie de supermercados administrados por sirios, donde se exhiben finos productos que van más allá de la canasta alimenticia de un país extremadamente podre y recién devastada su capital por el terremoto del 12 de enero quese dice  dejó más de 200 mil muertos  .