ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 17 de febrero de 2010

Presidente del Plan Nagua pide a los haitianos ser los artesanos para reconstruir su país

SANTIAGO, R.D. Guy Debailleul, presidente del Consejo Administrativo del Plan Nagua y profesor titular en la Universidad Laval, que Quebec, Canadá, sugirió a los haitianos, convertirse en los artesanos para la reconstrucción de Haití, destruida por el terremoto de 7.0 el martes 12 de enero del año 2010.
En un reportaje que publica el periódico Le Soleil, de Québec, Canadá y traducido al español por la periodista Virginie Boussonniere, Debailleul, exhorta a los haitianos ser la plataforma a fin de restructurar a su nación.
Considera que la sociedad civil haitiana tiene, también, que encontrarse en la primera fila de los actores y de los responsables y ahora aprovechar las ayudas internacionales para tener una sociedad solidaria y a la vez confiada en su porvenir. 
Dice que cierta imagen de Haití, vehiculada por los medios, puede llevar uno a pensar que esta sociedad civil no existe, que el pueblo haitiano sobrevive, arrastrado entre las peleas de losclanes políticos y las rivalidades de las elites que buscan la manera de compartirse los recursos del país.
Aduce que sería ignorar la riqueza de un tejido social estructurado por un gran número de asociaciones, de sindicatos, de cooperativas que contribuyen con sus pocos medios a cambiar las cosas y cuyas acciones a menudo de sustituyen a un Estado desfalleciente.
La reconstrucción tiene que correr parejo con el reforzamiento de la sociedad civil, que tiene algo que decir en cuanto a las opciones que operar. Entonces sería un error mayor considerar la reconstrucción material como una condición previa al reforzamiento de la sociedad civil.
Ésta, al contrario, tiene que verse estrechamente asociada con todas las fases del despliegue de los medios disponibles para la reconstrucción.
Para Debailleul despues de la catástrofe, la comunidad internacional ha estado asistiendo a Haití con tipo de ayuda iniciativa que considera sus habitantes deben aprovechar y sacarle provecho 
No obstante el señor Debailleul teme que muchos haitianos están relegados al estatus de sencillos espectadores y figurantes de la reconstrucción de su propio país, degano que podría ser tomado para que la reconstrucción de su país dure más del tiempo previsto.
Expone que a juzgar por los primeros anuncios y con la esperanza de que se realicen, una ayuda masiva y tal vez sin precedentes para este tipo de catástrofe, se podría reunir dentro de un plazo bastante corto.
En su opinión, el desafío es simple y llanamente fenomenal, ya que no sólo es reconstruir una ciudad, sino, también, reinstalar una capital, restaurar las infraestructuras, restablecer las bases de un desarrollo sólido y sostenible que faltan a Haití desde hace mucho tiempo.
El catedrático universitario considera que los objetivos son desmesurados, pero, a la vez, impostergables, con la ayuda financiera internacional, y se puede esperar que se quedarán disponibles durante todo el tiempo necesario, y quizás por muchos años, situación que los haitianos tiene que aprovechar.
Ante ese tener, entiende que si los haitianos actúan con inteligencia se vehicularán con las grandes instituciones internacionales y agencias nacionales de cooperación, donde aumentarán las ONGs humanitarias, las de cooperación, así como las ya presentes en el país desde hace varios años.
Pero, en su pensamiento, considera que hay un  inmenso esfuerzo de movilización, donde existe un riesgo que un gran número de haitianos estén relegados al estatus de sencillos espectadores y figurantes de la reconstrucción de su propio país, que se hallan como en un campo de personas desplazadas, y de quedarse rezagados, la reconstrucción de Haití tardaría años y más años.
Vaticina, que en efecto, los desafíos de organización, planificación, acontecimiento, enfoque a menudo técnico a la realización de los problemas, pueden servir de pretexto para sustituir soluciones todas hechas a la implicación del pueblo haitiano.
Y dice que las destrucciones y las desapariciones redujeron aún más la capacidad de iniciativa y de acción de un gobierno que ya tenía dificultad en retomar cierto control sobre los destinos del país.
Sin embargo, para Guy Debailleul, sigue siendo el primer actor legítimo que tiene que arbitrar sobre las varias opciones que operar e indispensable toda urgencia en devolverle los medios para funcionar.
Reitera Debaulleul en el el caso de la sociedad civil de Haití se trata, en realidad de su incidencia en la pertinencia de las opciones que se seleccionarán y de la fuerza de la sociedad haitiana que podrá, por consiguiente, retomar el dominio de su desarrollo.
La movilización internacional manifiesta de cierta manera la capacidad de la comunidad internacional de dar muestras de solidaridad frente a tales catástrofes. Respeto a eso, puede impresionar el hecho de constatar que equipos de salvadores vienen de horizontes tan lejanos como China, Rusia, Australia y otras naciones, que ni siquiera conocían a Haití, en sin embargo se solidarizaron y enviaron sus ayudas.
Plan Nagua y sus coasociadas
Desde hace varios años Plan Nagua decidió privilegiar la colaboración entre República dominicana y Haití para con sus acciones de cooperación, con una estrategia binacional para contribuir al desarrollo sostenible de una Isla, la Hispaniola que comparten los dos países, para lo bueno y para lo malo.
Recuerda que el Plan nagua, puso en acción proyectos pilotos entre asociaciones y organismos haitianos y dominicanos que se vieron fomentados beneficiando a miles de personas.
Para él existen ejemplos de cooperación entre una federación de caficultores de la región Sur en República dominicana y productores haitianos, un centro de divulgación agrícola, de micro-financiación, de una organización de productores agrícolas haitianos para el desarrollo y la financiación de la ganadería de cabras.
Cita que esos son proyectos que para que ejecución requirieron del apoyo de Plan Nagua y la costumbre establecida de reunir con regularidad sus socios haitianos y dominicanos empezaron a dar sus frutos, en materia de intercambios de experiencia y de desarrollo de colaboración.
Establece que este conocimiento mutual, forjado a lo largo de los años, participa probablemente en la admirable movilización de varios de nuestros socios para ayudar con su propia peritación a socios haitianos.
Autor: Marcelo Peralta