ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 31 de agosto de 2011

Violaciones y violencia: el drama de las haitianas tras el terremoto de 2010

HAITÍ.- 300.000 mujeres y niñas siguen viviendo en campos de desplazados
Mujeres y niñas en Haití siguen siendo extremadamente vulnerables debido a las "graves lagunas" sanitarias en materia de atención materno-infantil y porque la precariedad y el hambre han forzado a muchas a ofrecer sexo a cambio de comida o protección en los inseguros campamentos de desplazados, denunció hoy Human Rights Watch (HRW) en un informe.

"Los derechos básicos de las mujeres a salud y seguridad están en peligro" en Haití, afirmó HRW en el estudio "Nadie se acuerda de nosotras: El fracaso a la hora de proteger los derechos de mujeres y niñas a la salud y la seguridad en Haití tras el terremoto".
Más de un año y medio después del devastador terremoto de enero de 2010, unas 300.000 mujeres y niñas siguen viviendo en campamentos de desplazados.
Sexo para comer
Según el estudio de HRW, las tasas de embarazos son tres veces más altas en los campamentos que las registradas en zonas urbanas antes del sismo. Además, el 66 por ciento de los embarazos son no deseados o no planificados.
"Acabo de dar a luz en el suelo, no tenía medicinas para el dolor durante el parto", relató Mona, una de las más de cien mujeres entrevistadas en 15 campamentos de desplazados por HRW.
"Las mujeres tienen relaciones con hombres para poder alimentar a sus hijos (...) no tienen a nadie que las cuide, así que, por 60 centavos o 1,25 dólares, tienen sexo sólo para ello, ¿qué vas a hacer? Hay que comer", explicó por su parte Gheslaine, una madre soltera con tres pequeños que lo perdió todo en el terremoto.
"Pese a los logros realizados gracias a servicios médicos gratuitos, el gobierno y los donantes internacionales no han atendido lagunas críticas en acceso a servicios de salud ni a las condiciones que pueden provocar un aumento de las muertes maternas e infantiles", criticó hoy el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth.

Mortalidad materna
Ya antes del terremoto, Haití tenía la tasa de mortalidad materna más alta del hemisferio occidental, de 630 por cada 100.000 partos.
Uno de los principales problemas es que la tasa de mortalidad materna tras el sismo es desconocida ya que hay una "falta de seguimiento efectivo de muertes materno-infantiles en los campamentos", por lo que se hace difícil evaluar los avances.
A ello se une que muchas de las mujeres carecen de la "información básica" que les permitiría acceder a los servicios médicos y de los métodos de prevención de embarazos existentes, así como medios para costearse el transporte hasta las instituciones médicas o los medicamentos y pruebas requeridas si llegan a realizarse un chequeo.
"Con casi 260 millones de dólares asignados a sanidad, ninguna mujer debería tener que dar a luz en la calle, las mujeres y las niñas tienen derecho a cuidados médicos, incuso en circunstancias adversas", subrayó Roth.
También la violencia de género, que era un problema en este país ya antes del sismo, se ha "exacerbado" ahora por las condiciones en los campamentos y las dificultades para acceder a cuidados tras una violación, agrega el informe.

Víctimas de violaciones
"Muchas víctimas de violación no tienen acceso a cuidados post-violación por las mismas razones por que las mujeres y niñas tienen dificultades para acceder a otros servicios de salud: les falta la informaCión básica sobre qué recuRsos tienen y dónde o tienen dificultades para pagar el transporte para acceder a esos servicios", señala el estudio.
En el informe, HRW realiza una serie de recomendaciones para mejorar esta precaria situación en Haití, bajo la premisa de que el cumplimiento de los derechos en esta materia de mujeres y niñas resulta "fundamental en cualquier esfuerzo para reconstruir sus vidas tras la devastación causada por el terremoto".
Tanto al gobierno de Michel Martelly como a los países donantes y ONGs activas en Haití, HRW les llama a "desarrollar y comunicar una política de género consistente", así como a diseñar programas para aumentar el acceso a la información en cuidados maternos y reproductivos o acceso a cuidados tras una violación, además de monitorear estas actividades de forma eficiente.
No es la primera vez que se denuncia la situación de las mujeres en Haití tras el terremoto. En enero, en ocasión del primer aniversario del sismo, varias ONGs denunciaron una "epidemia de violencia sexual" y también Amnistía Internacional alertó del "riesgo cada vez mayor" de violencia sexual de las mujeres en campamentos.
A finales del año pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió además una serie de recomendaciones para mejorar la seguridad de las mujeres en los campamentos, como una mayor iluminación en las zonas comunes de letrinas, aumentar la seguridad o proporcionar asistencia médica a las víctimas.
"La atención a los derechos humanos debería ser una parte esencial del plan de recuperación de Haití", exigió el director de HRW Roth. "El gobierno, los donantes y las ONGs deberían trabajar unidas para proporcionar a las mujeres y niñas los servicios, protección y respeto que necesitan y para establecer la supervisión necesaria para garantizar que esto sucede".
http://www.elmundo.es/america/2011/08/30/portada/1314703611.html