ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Jude Célestin, el fantasmagórico candidato oficialista de Haití

SEMBLANZA Fuente: Silvia Ayuso (dpa)
08/12/2010 Puerto Príncipe, (dpa) - La cara sonriente de Jude Célestin asomó durante semanas en cada esquina y muro aún en pie de Puerto Príncipe y la televisión haitiana no se cansó de pasar sus spots electorales.
Pero verlo en persona ha sido mucho más difícil. Salvo algún que otro mitin, el candidato oficialista a la jefatura de Estado del partido Inité, del presidente aún en el poder René Préval, ha sido prácticamente un fantasma que, sin embargo, ahora parece haber pasado a la segunda ronda electoral donde se definirá el nuevo mandatario de Haití.
Célestin tiene 48 años y se presenta como ingeniero mecánico diplomado en Suiza, aunque según medios haitianos de su diploma no hay rastro en la Escuela Politécnica de Lausana donde dijo haber cursado sus estudios. Era prácticamente un desconocido hasta que semanas antes de los comicios se convirtió en el candidato designado -y deseado- por Préval.
A partir de entonces, la poderosa maquinaria oficialista se encargó de que su nombre sonara en todas partes, en lo que ha constituido la campaña electoral más cara e insistente de estos comicios a los que concurrieron otros 17 candidatos.
Las encuestas lo situaron insistentemente como segundo favorito tras la candidata conservadora Mirlande Manigat, aunque en las calles su nombre es todo salvo popular, al ser identificado con la "continuidad" del cada vez más detestado Préval.
De hecho, en las varias manifestaciones y protestas que se han registrado en Puerto Príncipe y otras ciudades del país en los últimos días, numerosas personas arrancaban sus afiches electorales en su marcha por las calles.
Su experiencia política es, como mínimo, escasa y siempre ligada fuertemente a su mentor -y según las malas lenguas, "yerno" no oficial- Préval, artífice de su meteórico ascenso desde un puesto más bien funcionarial directamente a la cúpula del poder.
Tampoco se conocen muchos detalles de su programa, centrada su campaña más en tratar de demostrar una poderosa popularidad y un presunto apoyo de la juventud que en desgranar sus ideas sobre cómo sobreponer al país más pobre del hemisferio de sus males pandémicos y de las catástrofes que lo hundieron más aún este año, un devastador terremoto en enero y una epidemia de cólera que amenaza con quedarse.
De hecho, uno de sus últimos mítines de campaña consistió en más de tres horas de concierto y un discurso de apenas diez minutos. Tampoco sus spots electorales arrojan más luz sobre su programa.
"Esta elección no es sobre una persona, es sobre todos nosotros, sobre mantener las estructuras democráticas básicas. Lucho por el desarrollo y la estabilidad", declaraba vagamente Célestin en uno de sus mensajes publicitarios.
Medios haitianos lo califican de hecho como un "funcionario" que "no tiene un historial político digno de mención". También la revista estadounidense "Time" lo describió recientemente como un "tecnócrata relativamente desconocido" y "sin carisma".
Consciente de esa escasa experiencia política, su partido lo presentó como un "modesto hombre optimista que no teme arremangarse y mancharse las manos".
Célestin es "un hombre sencillo, trabajador, que respeta a todo el mundo y quiere a su país, va a presentarse al primer combate electoral de su vida y, encima, al más alto nivel", reseña en su biografía oficial Inité.
"Aquellos que lo creen escaso de experiencia política olvidan que forma parte del primer círculo de poder de René Préval desde hace más de una docena de años", replica a las acusaciones de inexperiencia.
Ciertamente, a ambos los une una larga relación desde que el entonces primer ministro lo conociera en 1991 durante una visita a un almacén estatal de harina donde el ahora candidato trabajaba desde mediados de los años 80.
Ocho años más tarde, Célestin se convertía en el jefe del Centro Nacional de Equipamiento (CNE), la agencia ideada por Préval encargada de construir carreteras de emergencia para afrontar desastres.
Célestin estuvo en el CNE hasta que en 2001 Jean Bertrand Aristide regresó al poder, momento en el que pasó a trabajar como coordinador del brazo de ingeniería de Naciones Unidas (UNOPS).
Una vez retornado Préval al poder en 2006, esta vez como presidente, Célestin no tardó en regresar a su puesto al frente del CNE, donde se ha mantenido hasta la fecha.
Pero frente a su imagen de sencillez, el diario "The Miami Herald" reportó en octubre que el delfín de Préval realizó en la pasada década fuertes inversiones inmobiliarias en el estado norteamericano de Florida, una de ellas -por 1,1 millones de dólares- ahora bajo ejecución hipotecaria.
http://www.elpais.cr/articulos.php?id=37722