ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 15 de diciembre de 2010

"Sabrosas" en Haití las galletas de tierra

Antonio Peña 2010-12-14
La Raza
Se hacen mezclando barro con manteca de cerdo y sal

Trou du Nord, Haití/INS - El desempleo y la falta de alimentos que afecta a muchos pueblos del norte y noreste de Haití cerca de la frontera dominicana obliga a muchos haitianos a consumir galletas hechas de tierra.
Algunos haitianos se dedican a la fabricación de este tipo de merienda con barro y manteca (grasa) de cerdo que adquieren mayormente en el mercado dominicano.
Letrinitaht Pierre, quien vende en una escuela primaria de Trou du Nortd galletitas de tierra, dijo que son sabrosas y que los niños y niñas las compran mucho.
"Simplemente con el barro hacemos una mezcla, le echamos el aceite de cerdos y sal a veces le agregamos azúcar y canela, porque es para diferentes gustos, a la gente le gusta mucho y le mitiga el hambre", dijo la pequeña comerciante.
La profesora Dreanne Lespinasse dice que las galletitas de tierra son sabrosas, pero a muchas personas, principalmente a los niños les provoca molestias estomacales y diarrea.
"Los padres mandan a estos niños sin desayunar y cuando llegan a sus casas tras terminar su jornada educativa lo más probable es que no encuentren nada de comer porque aquí hay mucha pobreza y la gente pasa muchas calamidades", dijo conmovida la educadora.
El sociólogo haitiano Jeanmille Santillén, quien preside la Fundación Solidarité Oné, dijo que la situación de su país es grave, no tiene remedio y la definió como un cáncer terminal.
"Me duele decirlo pero es la realidad", dijo Santillén.
Igualmente, dijo que por muchos controles que se establezcan en la frontera domínico-haitiana, la inmigración de haitianos hasta territorio dominicano seguirá en aumento.
"Los haitianos hemos perdido la esperanza en nuestros políticos en nuestro país, hay un desinterés de los jóvenes por los estudios y toda la gente se acuesta y se levanta pensando en buscar la mejor forma de emigrar a República Dominicana", indicó.

Asimismo, expresó que los dominicanos aunque no le guste tienen que irse acostumbrando a vivir junto con los haitianos, porque el fenómeno migratorio a su territorio no lo para nadie, porque los haitianos ya han perdido la esperanza en su país y su mirada para salir de sus problemas la tienen fija en la parte española de la isla.
En los consulados dominicano de Ounaminthe y Cabo Haitiano en el noreste de Haití, cientos de personas hacen diariamente largas filas en busca de visados.
"Quiero conseguir una visa dominicana porque quiero radicarme en Santiago para dedicarme al comercio, pero no quiero arriesgarme haciendo la travesía clandestinamente", dijo Piten Jean un desempleado residente en el barrio Nou Soleil.
Los haitianos son capaces de rechazar una visa americana por una dominicana, porque con ella pueden realizar múltiples actividades.
"Una visa dominicana permite viajar cuantas veces quiera a ese país sin problemas, si tiene deficiencia de salud puede acudir a los hospitales, si económicamente te ves apretado puedes quedarte por un tiempo y hacer negocio y recuperarte", dijo de su lado Rouna Manigat, una profesora jubilada que recibe una pensión del Estado haitiano de $3 mensuales por sus 37 años que duró como educadora.
En ese orden, declaró que algunos de sus hijos y sus nietos residen en la ciudad de Santiago, la segunda de República Dominicana y que los demás están preparando sus maletas para radicarse en ese país.
"Aquí me quedaré yo con mi esposo, porque ya estamos viejos, pero los dos tenemos visas dominicanas porque a nuestra edad (73 y 80) vienen con frecuencia los problemas de salud y esto nos permite viajar a República Dominicana en busca de atenciones médicas y las recibimos muy buenas y sin pagar nada", declaró Manigat.

La jubilada dijo que en el transporte, las iglesias, los establecimientos comerciales, en las calles y otros lugares, la gente sólo comenta la desencantada que se siente de los funcionarios y políticos de su país a la vez que se la ingenia para emigrar a República Dominicana.
http://www.impre.com/laraza/noticias/2010/12/14/sabrosas-en-haiti-las-galletas-228102-3.html#commentsBlock