ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

jueves, 2 de diciembre de 2010

Los militares ponen en práctica en las favelas su experiencia en Haití

Por Mauricio Rabuffetti (AFP)
RÍO DE JANEIRO — Las favelas de Río de Janeiro se parecen mucho a los barrios de Puerto Príncipe: casas precarias, saneamiento escaso y violencia asociada a la falta de oportunidades. Con la experiencia de estabilizar Haití a cuestas, los militares brasileños que ocuparán el Complexo do Alemao, al norte de Río, saben que esta nueva misión será mucho más difícil.
"En Haití enfrentamos pandillas que no eran tan estructuradas en términos de poder de fuego, de osadía, en términos numéricos", como los grupos criminales que controlan algunas de las mayores barriadas pobres de Río, explicó a la AFP el general Fernando Sardenberg, quien comanda la Brigada de Paracaidistas de Infantería responsable de apoyar la acción policial en el lugar.
Esta Brigada constituyó el grupo de avanzada brasileño que desde 2004 actúa en Haití bajo el paraguas de la ONU, en la Fuerza de Estabilización de Naciones Unidas. De sus 800 miembros que hacen parte del operativo en Río, un 60% estuvieron en Haití, cumpliendo tareas de seguridad pública, entre otras el patrullaje de la capital, Puerto Príncipe.
El 'Alemao', compuesto por 15 favelas, está bajo control del Estado desde el domingo, cuando efectivos de la Policía invadieron el lugar con apoyo militar, en busca de cientos de narcotraficantes que habían desatado una ola de incendios de vehículos y ataques a puestos policiales en la ciudad, que se saldó con 37 muertos en una semana.
Los militares aseguran "el cerco", el perímetro que rodea esta zona habitada por un número de pobladores que según distintas estimaciones oficiales, podría ir de 150.000 a 400.000.
En Haití, "el terreno no era tan difícil como el que tenemos aquí", por su geografía y porque Río está "densamente poblado", recordó Sardenberg, comparando las accidentadas laderas de las favelas con los barrios planos e inundables de la capital haitiana, donde se concentró la acción de las tropas brasileñas de la ONU.
"Aquí el ambiente, en términos de condiciones (de vida) es mucho mejor. En Haití, la gente no salía a las calles. Había cuerpos tirados. Nada funcionaba", recordó sobre el escenario en el país caribeño después de la caída del gobierno de Jean Bertrand Aristide en medio de sangrientos enfrentamientos.
En Haití, las tropas brasileñas estuvieron en la línea de frente del combate a pandillas que, en aras de sus simpatías políticas y sus negocios con la droga, procedían a linchamientos en la vía pública y aterrorizaban barrios enteros.
El país salió de ese caos para ser luego devastado por un terremoto que dejó 250.000 muertos a comienzos de 2010 y ahora por una epidemia de cólera que deja más de 1.700 muertos. Sigue siendo la nación más pobre de las Américas: el 80% de la población vive con menos de 2 dólares al día.
En Río de Janeiro, la violencia en un escenario de falta de oportunidades para los jóvenes, tiene su origen en un "Estado que estuvo ausente durante años" del control de las favelas y liberó el espacio para que los traficantes de drogas impunemente hicieran y deshicieran a su antojo, señaló el militar.
Como otras favelas, el 'Alemao' "es un lugar aislado dentro de Río de Janeiro" y "los delincuentes, conocedores de esto, (transformaron) esto en un búnker realmente", resumió el general.
Ahora, el proyecto del gobierno es que la presencia de los militares en el Complexo do Alemao sea por tiempo indefinido. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo que los militares se quedarán "todo el tiempo que sea necesario para garantizar la paz" y señaló que si hace falta enviar más tropas a la zona, lo autorizará.
Según el gobernador de Río, Sergio Cabral, la presencia de los militares -que fueron desplegados por primera vez en una operación de este tipo-, es necesaria para que la Policía "pueda continuar haciendo el trabajo de inteligencia" en esas zonas marginales. La policía no tiene efectivos suficientes para desplegarse en el 'Alemao' y además atender el resto de la ciudad. Y todavía no terminó de construir puestos policiales fijos en las favelas, llamados Unidades de Policía Pacificadora. El gobierno del Estado planea contratar 7.000 policías rápidamente, pero hasta entonces, el operativo dependerá en buena medida de los militares.
"Si la permanencia es mayor, vamos a tener que hacer otras instalaciones, particularmente de inteligencia, de operaciones y logística", resumió Sardenberg. El militar señala que "será un tiempo considerable que va a interferir mucho con la actividad principal" de la fuerza, pero, enfatizó: "Si esto no es mantenido, esto vuelve a ser lo que era".
http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5iUoOuLCvr4CrZNOVdeMCdsAY3pUA?docId=CNG.1d46de553d42abf6c3d14168b7dea1ed.b21