ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

jueves, 2 de diciembre de 2010

EEUU dice que nunca se deja aconsejar y que toma demasiado alcohol

El mandatario haitiano 'admite que no lee ni escucha las noticias'
Rui Ferreira (Enviado especial)
Puerto Príncipe
Aunque lo consideran un hombre "indispensable" en la estabilización de Haití, la diplomacia estadounidense piensa que el presidente haitiano René Préval, tiene la personalidad de un "camaleón", es una persona difícil de tratar, no escucha a sus asesores, decide sin consultar, comparte asuntos de estado a su novia (ahora esposa) y toma demasiado.
Al menos estas son las principales conclusiones del fajo de cables confidenciales emitidos por la embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe, revelados por el sitio Wikileaks y publicados por el diario francés Le Monde.
"Su compromiso con la construcción de las instituciones democráticas, la promoción de la estabilidad política y el desarrollo de la economía responde a nuestros intereses", se afirma en un cable de la embajada fechado en marzo del 2007.
En el cable, que constituye un estudio de personalidad titulado "Deconstruir a Préval", se añade que "la relación con él es un reto que puede ser frustrante pero a la vez gratificante. La dificultad está en que su visión y su estilo de liderazgo es cerrado y tiene el carácter de un camaleón".
"De una personalidad discreta y compleja, el presidente comparte poco. El círculo que lo rodea se ha resentido mucho de esto en los dos últimos años. De hecho, la clausura de Préval en el palacio este último año ha sido notable. Raramente sale del palacio, exceptuando para ir todas las noches a su casa o al nido que ha comprado para su novia en las montañas de Puerto Príncipe", revela el documento.
El estudio se refiere a la entonces su asesora y novia, ahora esposa, Elizabeth Delatour, de la cual afirma ser "su única consejera con quien tiene realmente conversaciones significativas", aunque "es difícil de estimar su influencia" sobre el presidente. Préval se casó el año pasado con ella.
Pero hay más. "Préval no confía en sus consejeros o en sus ministros al momento de tomar decisiones ni tampoco para aplicarlas". Por ello, "tiene pocas tendencias a delegar el poder y todos los detalles, incluso los más insignificantes, llegan a su oficina", revela otro estudio del 2009, llamado "Cabezón y suspicaz".
Al parecer, el presidente haitiano raramente acepta "opiniones divergentes" y su método de tomar decisiones unilaterales y "su tendencia a la micro gestión" van parejas con una "visión cínica" de la política haitiana.
Además, explica el estudio, "Préval es escéptico sobre los compromisos de la comunidad mundial, es esencialmente un nacionalista que desconfía de las intenciones de los extranjeros y vive convencido que nadie entiende el Haití tan bien como él".
Como si no bastara, el documento revela que el mandatario haitiano "admite abiertamente que no lee ni escucha las noticias, sean locales o internacionales". "El comportamiento, por veces errático, de Préval estos últimos años ha provocado muchos rumores de que ha vuelto a padecer de su viejo cáncer en la próstata y ha comenzado a tomar".
El documento muestra preocupación por el hecho de que el mandatario ignora los consejos de ir a Estados Unidos a tratarse y señala que nunca más volvió a Cuba para el seguimiento de la enfermedad después que fue detectada por médicos cubanos, durante una visita el 2007.
Pero lo peor es que la diplomacia estadounidense lo considera "un personaje inactivo". "Por veces determinado y otras veces distraído, lo cierto es que muchas veces Préval es reticente al momento de ejercer todo el poder de su cargo presidencial, lo cual crea un vacío político que es ocupado por aquellos que no piensan necesariamente en los intereses del país", una mención velada al incremento de la corrupción local.
ELMUNDO.es contactó la oficina presidencial para un comentario, pero un funcionario rehusó hacerlo aduciendo desconocer el contenido el artículo del diario Le Monde.