ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 9 de febrero de 2011

Solución de crisis política en Haití es aún lejana

LÍDICE VALENZUELA El presidente René Preval permanecerá en su cargo tres meses adicionales mientras se conozcan los resultados electorales en abril próximo.
Son varias las noticias procedentes de Haití al inicio de esta semana que, lejos de imaginar la solución a corto plazo de la grave crisis política que corroe a esa empobrecida nación caribeña, alejan aun más la posibilidad de una paz interna imprescindible para enfrentar la evidente ingobernabilidad allí existente.
El ex presidente Jean Bertrand Arístide, una de las figuras más populares del espectro político haitiano llegará en cualquier momento a Puerto Príncipe desde su lejano exilio en Sudáfrica, luego de que Francia y Estados Unidos lo montaran en un avión en el 2004 en una descarada acción con la que pusieron fin a un gobierno democrático elegido por el pueblo.



Ese año, y en una evidente maniobra de las dos potencias (la antigua y la nueva metrópoli colonizadora de la patria de Toissant Loverture) Naciones Unidas, con el auspicio y complicidad de Washington y Paris, militarizó la isla enviando miles de sus llamados Cascos Azules para, se dijo entonces, devolver la tranquilidad al territorio, donde indignados ciudadanos protestaron durante días exigiendo el retorno de Arístide.



Ese contingente se mantiene con sus modernas armas, tanques y aviones en la pequeña nación que ocupa la parte este de la isla La Española, la cual comparte con República Dominicana, y cuya ocupación militar por Estados Unidos en varias oportunidades ha dejado una marca de desconfianza y temor entre los habitantes, en su gran mayoría analfabetos y sin tipo alguno de protección ciudadana.



Siete años después, y luego de que en una primera solicitud le fuera negada por el gobierno de René Preval un pasaporte para regresar, Arístide, con millares de seguidores en ese pequeño Estado, vuelve para, aseguró, ayudar a la reconstrucción nacional luego del paso de un devastador sismo el 12 de enero del pasado año, un huracán y una actual epidemia de cólera con saldo de mas de cuatro mil fallecidos.



Declaraciones muy parecidas —salvando las distancias políticas- a las que realizó el ex dictador Jean Claude Duvalier cuando ingresó a Haití de manera sorpresiva el pasado 16 de enero, pidiendo perdón por los miles de asesinatos cometidos por sus órganos represivos, y asegurando que quería ayudar a sus depauperados coterráneos, sin reponerse aun del terremoto que dejó 250 mil muertos, mas de 300 mil heridos y mutilados y un millón de ciudadanos viviendo en carpas en la actualidad.



Haití está aun piedra sobre piedra, pues incluso solo se ha recogido un cinco por ciento de los escombros dejados por el fenómeno natural, y la ayuda internacional nunca ha llegado en las cifras prometidas.



Pocos creyeron en las palabras de Duvalier quien se presentó un año después del sismo y justamente en medio de una grave crisis política interna originada por desacuerdos sobre los resultados de las elecciones generales del pasado 28 de noviembre.



Especial momento para que esta funesta figura haitiana desempacara sus maletas, sabiendo de antemano que las leyes haitianas nada harían en contra de sus delitos ya prescritos, aunque organismos internacionales solicitan sin éxito se le juzgue por crímenes de Lesa Humanidad.



¿Qué puede pasar en Haití?



En el orden político, se presenta en la isla caribeña un complejo panorama en el que cualquier previsión puede resultar un fiasco, porque si hace dos meses atrás alguien hubiera mencionado la posibilidad del retorno de Aristide y Duvalier lo hubieran tildado de loco.



Al igual que Duvalier, el ex Mandatario constitucional Aristide vuelve a su país no precisamente solo para colaborar con las autoridades presentes y las que salgan elegidas para la presidencia y el Parlamento el próximo 20 de marzo.



Sus planes reales son desconocidos, al contrario del ex dictador que ya expresó su apoyo al candidato opositor del gobierno de Preval, el cantante Michel Martelly, para, opinan especialistas, usarlo como su marioneta política para luego el postularse nuevamente a la presidencia, si se lo permite la Constitución Nacional y el pueblo, luego de la estela de corrupción y muerte dejada por su autocrático régimen.



Una buena nueva fue la decisión del Banco de Suiza de devolverle al pueblo de Haití unos 4,6 millones de dólares de la cuenta que tenía congelado el llamado Baby Doc, una ínfima cifra en comparación con los 800 millones de dólares que, según fuentes financieras, robó al erario público del mas pobre de América Latina y el Caribe y también a nivel mundial durante su mandato de 1971 a 1986.



En medio de la eventual y al parecer inmediata llegada de Aristíde, el presidente Preval anunció este lunes que continuará en el cargo — cuyo mandato expiraba en esta fecha —hasta que el nuevo mandatario asuma después de que se conozcan los resultados electorales en abril próximo, tal como prescribe la ley.



La decisión de Preval llegó acompañada de declaraciones de su candidato por el Partido Unidad, Jude Celestín, quien fue retirado de la segunda vuelta de las elecciones luego de que una comisión de la Organización de Estados Americanos (a la que la Secretaria de estado de Estados Unidos, Hillary Clinton exigió al Ejecutivo haitiano que le hicieran caso) sacó a este político del juego dejando como contrincantes a la ex senadora y ex primera dama Mirlandy Manigat y al músico Martelly .
Me robaron el triunfo y los datos aportados por el Consejo Electoral Provisional son un aporte a la violencia, advirtió Celestin, quien alcanzó en la primera ronda del pasado 28 de noviembre —según el reconteo de la OEA- un 21,9 de votos favorables, mientras Martelly, dijeron, obtuvo el 22 por ciento, lo que en buena lid equivaldría a un empate técnico.
Reina en Haití en estos momentos una inquietud política a punto de estallar, sin que el actual gobierno pueda hacer mucho mas que tratar de mantener calmados a los seguidores de Aristíde y Duvalier, una tarea bastante difícil en cuanto el ex sacerdote ponga un pie en la histórica y otrora pintoresca Puerto Príncipe.