ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

jueves, 24 de febrero de 2011

MAS TEMBLORES EN HAITI

 Miércoles, 23 de Febrero de 2011 13:57
Rogelio Serrano /Caricaturas: Tomadas de Melaíto y Juventud Rebelde
Camagüey, -El mar de promesas de los candidatos electorales, los reclamos a favor del regreso del expresidente Jean Bertrand Aristide y los proyectos multimillonarios para la reconstrucción de Haití conforman el ámbito noticioso en la red de redes sobre este país, el más pobre del hemisferio oeste.Michel Martelly, representante del partido Respuesta Campesina, se comprometió a invertir en educación, infraestructura y salud. Y entre canción y canción, Sweet Micky devenido en político, lucha por la sucesión del actual dignatario, René Preval, mientras le guiña el ojo por 200 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI).
Y en búsqueda de simpatías electorales, Mirlande Manigat, exsenadora y aspirante por el partido Agrupación de Demócratas Progresistas Nacionalistas no se queda de brazos cruzados. Ella, sin un timbre tan melódico como su contrincante, dejó vibrar su voz hace poco en Cité Soleil, barrio marginal capitalino reconocido por sus altos índices de violencia.
La ex primera dama, ganadora de la primera ronda de los comicios, enfoca su programa político en mejorar la participación de la mujer en las decisiones gubernamentales, la educación y la salud y los organizadores de su campaña instan a los haitianos a seguir el ejemplo de Argentina y Brasil, gobernados por mujeres. Sí, no existe escasez alguna en la creatividad de los políticos del empobrecido país.
Pero Haití demanda acciones, no palabras. Independencia del FMI y de cualquier “amigo” que cobre intereses tan altos como la manipulación política ejercida en la nación haitiana por gobiernos como el de Estados Unidos, respaldado por una economía fuerte.
Cada centavo donado o producido en Haití debe dedicarse a la verdadera independencia, nacida del gobierno pleno de la economía nacional.
La Comisión Interina para la Reconstrucción del país (CIRH) estima necesarios unos mil millones de dólares para la reanimación de la vida en el país tras el azote del sismo de enero del año pasado.
De cáñamo a espuma de poliestireno, incluidos bambú y escombros reciclados de las calles de Puerto Príncipe, las ideas fluyen para reconstruir lo mejor posible los 200.000 casas y edificios dañados o derrumbados por el terremoto que azotó Haití el año pasado.
Los fondos se prevén para la retirada de cuatro millones de metros cúbicos de escombros y edificación de casas para 400 mil personas, hospitales y escuelas. Pero lo cierto es que en hoy en Haití desde el cáñamo hasta escombros reciclados en las calles, las personas levantan como pueden sus casas.
Para tener una idea con la falta de compromiso de las naciones poderosos y las entidades internacionales basta con saber que hasta mediados del pasado diciembre, la CIRH solo recibió 262 millones de dólares, o sea, menos del 10 por ciento de los cinco mil 300 millones de dólares prometidos para el período 2010-2011.
La implementación de un programa agrícola para crear nuevos puestos de trabajo es otra de las aspiraciones que expuso hace unas horas el primer ministro, Jean-Max Bellerive en una reunión con los candidatos presidenciales.
Y si se trata de ligas entre políticos y economía, qué decir de las recientes demandas por el regreso de Jean Bertrand Aristide y la acostumbrada injerencia de los Estados Unidos en la nación caribeña.
Hace unos días la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, insistió en excluir al candidato oficialista, Jude Celestin, segundo en las elecciones del 28 de noviembre pasado, y la segunda vuelta ya está encaminada con Mirlande Manigat y Michel Martelly, primer y tercer lugares.
La obediencia al imperio no puede ser más evidente. Y por eso las exposiciones de los medios más influyentes del orbe acerca de la situación haitiana no pasan de reflejar la desolación tras el terremoto y las divergencias políticas.
Claro, hacer leña del árbol caído resulta tarea fácil y necesaria para las potencias económicas, empeñadas en mantener a la mayoría del mundo ignorante sobre cómo la primera nación libre de América Latina y el Caribe solo representa otra más para desangrar, tal como lo demuestra la invasión de arroz estadounidense en el mercado local que, desde 1995, dejó en la historia el autoabastecimiento haitiano de ese cereal.
Los ofrecimientos de las transnacionales, como la norteamericana Monsanto, no pasan de semillas trasngénicas para empobrecer más al país y la comunidad internacional, ese coro de Naciones Unidas donde las voces válidas son las de los más poderosos, se pronunció a favor de mantener la presencia de la Misión de las Naciones Unidas para la Pacificación de Haití (MINUSTAH).
Atreverse contra esa decisión le costó no hace mucho el puesto a Ricardo Seitenfus, ex representante especial de la Organización de Estados Americanos en Haití, quien ha reiterado a la prensa sus críticas al número descabellado de militares extranjeros en la nación caribeña.
No en pocas ocasiones voces como las del compañero Fidel Castro se han pronunciado contra la deplorable situación de más de 800 mil personas, la mitad de ellas niños, que permanecen en las calles o hacinados en campamentos insalubres ubicados en lugares públicos.
Cuba, en contraste con naciones ricas, presta servicios desde hace años en Haití y acrecienta su ayuda médica tras el sismo. Basta apuntar que el personal médico cubano ha atendido alrededor del 40 por ciento de los afectados por la epidemia de cólera, provocada por las fuerzas de la MINUSTAH, según afirman agencias europeas de prensa como EFE y AFP.
Sí, de vez en vez, los poderosos se critican para proyectar un halo fidedigno sobre su medios que nunca se atreven al desarrollo de campañas para denunciar los intereses mezquinos de los imperios ni consiguen tampoco notables avances en el compromiso de las sociedades de altos niveles de vida para la colaboración humanitaria, tan urgente en Haití.
A diario se registran en Haití temblores de mayor intensidad.
http://www.adelante.cu/index.php/opinion/7720-mas-temblores-en-haiti.html
Comenatrios:
Aquien le pique que se rasque
A quien le guste que se ria
A quien le aproveche que se regocije!!!