ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

domingo, 11 de julio de 2010

Seis meses más tarde, poco cambió en Puerto Príncipe

Jonathan M. Katz

Corail-Cesselesse, Haití
MENOS DEL 2% DE US$9,000 MM EN AYUDA PROMETIDA HA LLEGADO
El sol escocía en la rocosa llanura de cactus cuando varios hombres con machetes fueron a buscar a Menmen Villase, embarazada de nueve meses, la arrojaron al suelo y rasgaron la carpa de plástico que la cubría a ella y a sus cuatro hijos.
La familia era una más de las miles que han quedado sin techo y que han venido a estos cañaverales abandonados entre el mar y las montañas al norte de Puerto Príncipe, buscando refugio de los abarrotados campos de refugiados en la ciudad.
La construcción en esta zona ha sido destinada para crear un nuevo Haití. Sin embargo, Villase se topó con uno de los muchos enfrentamientos por la tierra, comunes en la historia de esclavitud, ocupación y agitación de Haití, que han servido para desacelerar la recuperación hasta casi un punto muerto en los seis meses desde que un terremoto destrozó la capital y mató hasta 300,000 personas.
Esfuerzo paralizado
El gobierno, que ya era débil antes del terremoto de magnitud 7, está intentado construir en nuevos lugares como Corail-Cesselesse, una franja de tierra casi vacía que empieza a unos 15 kilómetros (nueve millas) al norte de la capital. El esfuerzo se ha visto paralizado por la desorganización, las rivalidades y los acuerdos privados realizados a escondidas.
Múltiples familias reivindican ser dueñas de casi cada pedazo de construcción. Un funcionario encargado de reconstrucción ya ha sido forzado a dimitir por desviar un proyecto público hacia el terreno privado de su empresa en Corail-Cesselesse. Los dueños ricos de terrenos aseguran que el “nuevo Haití” se convertirá de nuevo en otra barriada pobre si el gobierno no reconstruye siguiendo sus pautas.
Y la gente sin techo se encuentra en medio de la controversia, intentando arrebatar un pedazo de terreno a los matones contratados para expulsarlos. Incluso enfrentando machetes, Villase tuvo que ser arrastrada fuera de la carpa que era su casa para ella y sus cuatro hijos. “No quería que se llevaran mi carpa”, recuerda.
“Contestaron ‘Nos da igual. Podemos destrozarla contigo dentro’”.
Momentos después del desastre, todo Puerto Príncipe empezó a salir a las calles.
Las casas, que aún colapsaban, se convirtieron en trampas mortales. Campos de refugiados nacieron como setas en espacios privados o públicos, plazas, parques y campos de golf.
Los cadáveres se acumulaban en todas partes, bajo sábanas, cartones o nada. Camiones de todo tipo recogieron la mayoría de cuerpos las semanas después. Otros fueron quemados. Otros aún siguen encontrándose.
Pero los casi 20 millones de metros cúbicos de basura siguen en las calles. Montones de ella hacen que gran parte de la capital sea intransitable.
Trescientos camiones trabajando diariamente han removido apenas el 2% de la basura.
El número de personas en campos de refugiados se ha casi duplicado a 1.6 millones, mientras que la cantidad de viviendas transitorias es minúscula.
La mayor parte de los 3,100 millones de dólares prometidos en ayuda humanitaria han ido a hospitales, carpas de plástico, vendas, comida, salarios, transporte y trabajadores para tareas de reconstrucción.
Unos 1,300 millones de dólares fueron a grupos de ayuda estadounidenses.
Hay cientos de millones por gastar, pero agencias como la Cruz Roja Americana dicen que no quieren invertir en proyectos que no finalizarán.
Los trabajadores de los equipos de emergencia dicen que el dinero gastado ayudó a prevenir epidemias, inundaciones y violencia política, además de distribuir alimentos y otros productos esenciales.
LAS CARPAS DONADAS YA NO FUNCIONAN
El presidente René Preval trabaja al lado de la carcasa en que se ha convertido el Palacio Nacional.
Más de 665,700 carpas de plástico y 97,999 tiendas de campaña fueron ofrecidas al país pero muchas ahora ya no funcionan. Los funcionarios planeaban construir hasta 125,000 refugios temporales. Tan sólo 3,722 se han construido. Cuando el material de construcción finalmente es aprobado en aduanas, no hay terrenos para armarlo. La reconstrucción es, aún, un concepto.
Se tardó más de tres meses en celebrar una conferencia de donantes en la ONU. Los 26 miembros de la Comisión de Interina de Reconstrucción no se reunieron hasta junio.
http://www2.listindiario.com/las-mundiales/2010/7/10/149911/Seis-meses-mas-tarde-poco-cambio-en-Puerto-Principe