ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

viernes, 9 de julio de 2010

Casi un millón y medio de haitianos sigue sin hogar seis meses después del terremoto

Informe de 'Médicos sin Fronteras'
Paula Maraví, Madrid
Antes del 12 de enero pasado, Haití era considerado el país más pobre de América Latina. Pero si a una pobreza extrema (más del 70% de la población vive con menos de tres euros al día), a un analfabetismo que roza el 52,9%, a una frágil infraestructura y a unas débiles instituciones se les une otro infortunio: la ferocidad de los desastres naturales, las desgracias se multiplican.
Según datos del propio gobierno haitiano, el terremoto de 7.0 grados que el martes 12 de enero de 2010 sacudió a la isla antillana, se cobró aproximadamente 250.000 vidas, un millón y medio de personas resultaron heridas y a la fecha, un millón de haitianos permanecen desplazados.
El mal estado de las carreteras y los caminos, el pobre suministro de agua y alumbrado eléctrico, el lento transcurrir de las comunicaciones y unas infraestructuras (edificios, ministerios, hospitales, estaciones de policía, iglesias, universidades, escuelas, cementerios y casas) destrozadas ha llevado a calcular que la reconstrucción del país tomará, como mínimo, unos 25 años. La inversión estimada para el restablecimiento de Haití sobrepasa los 14.000 millones de euros.
Éste, es el desastre traducido en cifras. Pero la devastación detrás de los números es todavía más asombrosa. Las consecuencias no son sólo físicas, sino psicológicas. Tras la catástrofe, el trauma en los haitianos ha devenido en estrés, ansiedad, repentinos ataques de pánico, sensaciones de miedo, pérdida del apetito, fallos de la memoria, dificultades para dormir, taquicardias y flashbacks del terremoto.
'Médicos sin fronteras' en Haití
El personal de 'Médicos sin fronteras' (MSF) cuenta que, en los 40 años de vida de la organización, nunca pensaron que "una catástrofe en un espacio tan reducido podría golpear a tanta gente". Por lo que significa la catástrofe y sus consecuencias, consideran el terremoto en Haití: la mayor operación humanitaria en su historia.
Seis meses después del suceso, MSF ha presentado en Madrid el informe titulado: 'Respuesta de emergencia tras el terremoto de Haití: Decisiones, retos, actividades y finanzas' en el que resume el trabajo realizado y las apremiantes necesidades de los habitantes del lugar.
"Todo está por hacer todavía a nivel de reconstrucción en Haití", afirmó el jefe de la misión en Haití, Gabriel Sánchez. "Seis meses después de la tragedia, las principales causas de sufrimiento de las víctimas siguen sin respuesta", dijo el representante de MSF en comunicación desde Puerto Príncipe. La comunidad internacional se ha hecho presente pero "la lectura de la organización al día de hoy no es suficiente", matizó Sánchez.
El jefe de la misión en Haití se refiere al millón y medio de personas que viven todavía bajo plástico, en albergues provisionales o en tiendas de campaña en la ciudad y sus alrededores. "El empleo del plástico es lógico durante las semanas posteriores a un desastre pero que la vida de las personas transcurra durante meses en las mismas condiciones, no lo es", afirmó.
Por su parte, el director general de MSF España, Aitor Zabalgoezkoa, que intervino en Madrid en la presentación del informe aseveró que "la vida de los que sobrevivieron está protegida". Sin embargo, uno de los principales motivos de preocupación de la organización es la lentitud en la reconstrucción de las viviendas y los edificios de la ciudad.
Temporada de lluvias, riesgo de epidemias
"Con la llegada de las lluvias y la temporada de huracanes, la vida de las personas es mucho más vulnerable", afirmó el director general de MSF España. "Nuestro temor es que las epidemias aparezcan debido al amontonamiento en el que vive la gente", sentenció.
De todas formas, en MSF "seguimos acondicionando lugares y estamos preparados a posibles emergencias que puedan derivarse de la temporada de huracanes", dijo el representante de la organización humanitaria.
Asimismo, a la preocupación acerca de los miles de personas que siguen malviviendo bajo las lonas y sin expectativas de mejora, se suma otra preocupación: que la comunidad internacional cumpla con su compromiso porque al día de hoy "toda la ayuda recibida no ha sido suficiente", afirmó Zabalgoezkoa. "Esperamos que el respaldo financiero internacional se cumpla porque se hacen muchísimas promesas, sobretodo las primeras semanas tras la catástrofe pero con los meses, los damnificados no ven la ayuda", acotó.
"Nuestra aportación es siempre limitada y es evidente que hay muchas capacidades por cumplir. Los problemas que afectan a las personas afectadas por la catástrofe y las condiciones en las que se encuentra la sanidad haitiana, supera a MSF", calificó.
Para finalizar, el representante de MSF agradeció el apoyo de los donantes y los voluntarios españoles y europeos. Pero sobretodo, destacó la aportación del pueblo haitiano que, "a pesar del cansancio y el estrés que comienza a ser intolerable en muchos, no deja de confiar en la reconstrucción de su país".
Y aunque Haití perdió a toda una generación de enfermero que murió en el derrumbe de su facultad y otro 10% de profesionales murieron o dejaron el país tras el suceso, MSF cuenta, actualmente, con un número importante de profesionales haitianos que participan activamente en su equipo. "Sólo uno de cada diez profesionales que trabajan con nosotros es extranjero. El resto, son haitianos", remató Zabalgoezkoa.
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/07/08/solidaridad/1278587783.html