ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

martes, 26 de octubre de 2010

La situación que vive Haití era predecible

Pobreza y abandono extremo

El país convive con ríos contaminados, con heces, basura y animales muertos

Algunos analistas dicen que es un milagro que la epidemia no llegó antes
El brote de cólera ha provocado 210 muertos y 1.690 enfermos graves
Rui Ferreira (Enviado especial), Puerto Príncipe

Actualizado domingo 24/10/2010
En cierto modo, el brote de cólera en Haití era esperado. No porque el terrible seísmo del 12 de enero lo haya provocado, sino porque la mala y permanente situación sanitaria del país lo hacia previsible.
De hecho, muchos especialistas creen que es un milagro que no se hubiera producido antes, en un país donde los ríos están contaminados de heces humanas, desperdicios de comida podrida, botellas, animales muertos y basura por doquier, un pequeño mar de inmundicias despreciables por toda industria de reciclaje de cualquier país.
Un fétido espacio donde la población suele bañarse, lavar la ropa y consumir el agua.
Fue lo que sucedió en la zona del puerto de St. Marc, al norte de Puerto Príncipe. En meses recientes, las torrenciales lluvias desbordaron el río Arbonite y sus aguas contaminadas inundaron poblaciones enteras afectando a todo el mundo.
En menos de dos semanas comenzaron a aparecer los primeros enfermos a una velocidad que dejó a los médicos estupefactos. Ni las ONG que están mejor preparadas y disponen de más recursos que los hospitales locales, pudieron contener el brote.
Los más débiles, niños y ancianos, comenzaron a morir a una velocidad alucinante. En cuestión de horas se amontonaron los muertos en el hospital Marchand de Desaslines, en el poblado de Arbonite.
Cuentan viajeros llegados de la zona que la gente casi sin poder andar se desplomaba sin vida a la puerta del centro asistencial en brazos de sus familiares.
"Todo fue muy rápido. La gente se deshidrató y comenzaron los síntomas de cólera o algo parecido", añadió Joie Mukherjee, de la ONG Partners in Health.
La epidemia ha provocado ya 210 muertos y hay 1.690 enfermos graves. Se teme que la cifra de muerto pueda subir a 370 durante el domingo.
http://www.elmundo.es/america/2010/10/24/noticias/1287929401.html