ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

martes, 26 de octubre de 2010

¿Dónde está el dinero donado a Haití tras el terremoto?

Por: Ramón Lobo
Haití ha vuelto a los titulares de los medios de comunicación internacionales. Para lograrlo necesitó una nueva desgracia, un brote de cólera. La anterior fue un terremoto de magnitud 7,3 que mató a cerca de 300.000 personas y dejó sin hogar a un millón y medio, según los datos del Gobierno haitiano. Era el 12 de enero de 2010. Aquella catástrofe regaló a Haití un par de meses de atención mediática mundial, algo insólito para la zona y sin precedentes en la impaciencia noticiosa actual donde el consumo de una tragedia se despacha en un par de días. Después de tanta atención y llegada masiva de ONG, se apagaron los focos y la mitad más pobre de la isla La Española regresó a la invisibilidad internacional.

Sin presión periodística, unida a los efectos de la crisis global y nuevas desgracias naturales como las desatendidas inundaciones en Pakistán, Haití fue menos Haití. Incluso las promesas económicas realizadas con gran publicidad y titulares se atrancaron en burocracias, lentitudes y excusas. De los 11.000 millones de dólares prometidos en la cumbre de Nueva York, 5.300 millones estaban previstos para este año. Muchos están por llegar. En vez de dar dinero, los países ricos optaron por condonar una deuda que no iban a cobrar. Un truco contable. Retirar los escombros de las calles de Puerto Príncipe costará 1.200 millones de dólares. Dar techo decente a las personas que perdieron su casa, unos 10.000 millones.
La nueva plaga se llama cólera. El brote ha matado a más de 250 personas, afecta a 3.000 y amenaza la vida de muchas más. Los optimsitas hablan de estabilización y de control de la situación. El país más pobre de América y uno de los más pobres del mundo carece de capacidad sanitaria para enfrentarse a una epidemia. Según la ONU, hay medicamentos para 100.000 casos.
Después del terremoto Haití era vulnerable a este tipo de enfermedades de contagio. Antes también. No se ha hecho lo suficiente por evitarlo y demuestra el mal uso dado a la ayuda recibida tras el terremoto. En el barrio de Cité Soleil, el más pobre de Puerto Príncipe, había hace 15 años un vertedero llamado Tiaé. Allí dejaban los cadáveres al aire libre a falta de dinero para entierros y féretros. Los cerdos comían basura y muertos y eso les convertía en intocables. Nadie come a los comemuertos.

Estas son algunas de las páginas claves para seguir Haití:
-HaitI: Biovigilancia operacional, creada tras el terremoto. Tiene actualizaciones en tiempo real sobre el estado del brote de cólera y los nuevos casos detectados.
-Google ayuda a seguir lo último publicado, sean webs, blogs o páginas de digitales de periódicos y televisiones.
-El diario The New York Times, que cubrió las semanas posteriores al terremoto con excelencia e innovación utilizando todas las herramientas, tiene en Puerto Príncipe a su periodista Deborah Sontag, especialista en Haití y en asuntos relacionados con la inmigración.
-Aunque la mayoría de las viñetas tratan temas que nada tienen que ver con el país caribeño, Forges nos recuerda junto a su firma la existencia de Haití.
-Además de la siempre fiable BBC, la cadena Al Jazeera en su edición en inglés ofrece una muy buena información. En este enlace abre con un vídeo del presidente René Préval.
-La página de la CIA sobre los países siempre es una buena herramienta. Esta es la de Haití.
-Para contexto siempre ayuda un columnista como Nicholas Kristof, quien en enero de 2010 ya apuntaba a la corrupción como uno de los problemas de Haití, además de la falta de constancia de la comunidad internacional.
-En este reportaje de la cadena estadounidense ABC se advierte del peligro de que el brote de cólera alcance los campamentos de desplazados por el terremoto donde viven hacinados.
-Los 10 mejores libros sobre Haití, según la revista Forbes. Están los dos esenciales: Los comediantes, de Graham Greene, y Papa Doc y los tonton macutes, de Bernard Diederich.
-Música. El grupo más célebre es RAM, odiado por el dictador Raoul Cedrás. RAM es acrónimo del nombre de su líder Richard A. Morse, que es también dueño del hotel Olafson de Puerto Príncipe, donde Greene situó su novela.