ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

domingo, 23 de enero de 2011

Cáritas Haití: 'El 50% de la población pasa hambre y vive en la miseria'

- Dice que 'lo primordial no son las elecciones, sino comer cada día'

- 'Duvalier tiene derecho a volver y, si ha robado, que responda'
- La organización asegura que 'el país no pierde la esperanza'
- 'Dios, que es Padre, no olvida a sus hijos de Haití'
- Acusan al Gobierno de 'débil, irresponsable y sin credibilidad'
- Cáritas española ha invertido 7,5 millones de euros desde el terremoto
José Manuel Vidal, Madrid
"Haití pasa hambre y miseria, pero gracias a la solidaridad internacional y a la ayuda de Dios ha decidido vivir". Lo dicen dos de las personas haitianas que más y mejor conocen la tragedia de su país a pie de obra. Serge Chadic y Patrick Aris, director y subdirector de Caritas Haití, respectivamente, están de paso por Madrid, para agradecer la "generosidad de los españoles". Por su boca, la Iglesia haitiana se muestra partidaria de que sea el pueblo el que decida sobre su destino. Tanto en la reconstrucción como en el reciente episodio del regreso del ex dictador Jean-Claude Duvalier. "La Constitución le protege y, si ha robado, que responda ante los jueces", dicen los máximos dirigentes de la institución caritativa eclesial.
La vuelta de 'Baby Doc', el temible ex dictador haitiano, les ha pillado por sorpresa. Aun así, los dos sacerdotes dirigentes de Cáritas Haití defienden su derecho a regresar. "Según la Constitución, todo haitiano tiene derecho a vivir en su país. Eso sí, si Duvalier ha robado, tendrá que responder ante la Justicia haitiana", explica el padre Aris.
El padre Chadic añade que posiblemente "el actual Gobierno haitiano quiso utilizar el regreso de Duvalier en una clara maniobra de distracción política". Porque, además, el director de Cáritas de Haití reconoce que "dada la debilidad de la Justicia haitiana, no sabemos si va a sentarse ante ella y responder por el dinero que ha robado". Aun así, a su juicio, "es bueno que regrese al país, para confirmar el funcionamiento democrático de las instituciones".

Un pueblo que quiere vivir
Los dirigentes de Cáritas no quieren convertir, de entrada, a Duvalier en chivo expiatorio ni que sirva de pantalla al actual Gobierno. Un Gobierno al que acusan de ser "débil, irresponsable" y de "no tener credibilidad". Y, como ejemplo de ello, aducen el que las autoridades se empeñaron en convocar elecciones, cuando "lo primordial, ahora mismo, no es votar ni celebrar elecciones, sino comer y sobrevivir a diario". Por eso, piden que no se sostenga a este Gobierno que "va en contra de su propio pueblo".
Los directivos de Cáritas Haití aseguran que, a pesar de la ineficacia y la corrupción de sus políticos, el "pueblo haitiano quiere sobrevivir" y, además, "quiere que se le respete". Y que la comunidad internacional no decida en su nombre y tenga en cuenta también la agenda de la gente del país.
De ahí que critiquen las imposiciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), que "viene a predicar democracia y elecciones, cuando el pueblo lo que necesita es poder vivir. Las elecciones pueden venir después, pero la comunidad internacional y el Gobierno las imponen ahora", explica el padre Aris.

Erradicar los tópicos y la desinformación
Los sacerdotes responsables de Cáritas quieren también despejar tópicos que suelen repetir los medios de comunicación. Por ejemplo, niegan que en el país reine la violencia. "No hay clima de violencia en Haití. Lo que hay es gente que está pasando mucha necesidad y, si el Gobierno no la deja vivir, tiene que salir a la calle a gritarlo. No hay violencia sino reacción contra una situación inaceptable", explican.
Tampoco es verdad, según los dirigentes de Cáritas, que, como dicen muchos, "un año después del terremoto no se haya hecho nada en Haití. Eso no es cierto. Se hizo mucho, pero la miseria es tanta que todavía queda mucho por hacer y parece como si no se hubiese hecho nada".
Y es que, como dice el subdirector de Cáritas Haití, "está claro que en Haití hay mucha corrupción, pero también hay personas serias" que quieren salir adelante y sacar a su país de la miseria.
Y eso que, en estos momentos, según los datos de Cáritas, "el 50% de la población vive en la miseria y pasa hambre", además de o disponer de ninguno de los servicios básicos mínimos.

Solidaridad y esperanza
Los directivos de Cáritas Haití se niegan a verlo todo negro, a pesar de los pesares. "Nuestro pueblo quiere vivir y salir adelante”. Porque, además, "no hemos perdido la esperanza, hay futuro para nosotros y la luz puede regresar a nuestro país".
A eso contribuye, desde siempre y ahora más que nunca, la Iglesia católica. La única con presencia en todo el país. Y la única que está haciendo realmente una labor de suplencia del Estado. "El sacerdote en los lugares más apartados es lo único que les queda a la gente y hace de médico, de maestros y de guía espiritual", explican.
Para que la iglesia pueda seguir acompañando a su pueblo, los curas responsables de Caritas solicitan que continúe la solidaridad internacional. "Necesitamos que ayuden a nuestro pueblo a levantarse con su solidaridad y con la mano de Dios".
Porque el pueblo sigue confiando en el Altísimo. "Dios Padre no olvida a sus hijos de Haití y nos pide a nosotros que cuidemos de nuestros hermanos más pobres que no tienen que comer".
Y, por supuesto, se muestran agradecidos al "pueblo español, por su enorme generosidad", al tiempo que solicitan que les sigamos ayudando a "hacer un Haití mejor". Por eso, tanto los directivos de Cáritas de Haití como de España imploran que "su dramática situación no vuelva a caer en el olvido". Haití en el corazón siempre.
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/18/solidaridad/1295362495.html