ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 22 de septiembre de 2010

BELÉN ALTUNA...Gitanos

BELÉN ALTUNA 22/09/2010 Verán, mi intención es reflexionar sobre la expulsión masiva de gitanos llevada a cabo por Sarkozy, pero -misterios misteriosos de la mente- un recuerdo me atrapa primero. Hace unos meses, estuve en Santo Domingo, República Dominicana, cumpliendo con ciertas obligaciones académicas (placenteras, pero no vacacionales).
Un día, un simpático dominicano me llevó a conocer la Pequeña Haití. No el país vecino, sino el barrio de la capital donde se hacinan los haitianos huidos de la pobreza extrema y/o los estragos del terremoto. A medida que avanzábamos, aumentaba el nivel, la expansión y el hedor de la basura a lo largo y ancho de las aceras. Los haitianos, sentados en ese suelo cochambroso, cocinaban, comían, malvendían o charlaban tranquilamente, como si ni siquiera se percataran de ello. Le pregunté a mi acompañante si las autoridades dominicanas no limpiaban aquellas calles. Según él sí, pero era inútil; los haitianos están acostumbrados a vivir así "y les gusta", añadió. Imposible, pensé.
Después, comenté el paseo con una amiga paraguaya. A ella también le recordó algo. Algo que en su país, con un nivel de pobreza cercano al 40%, había visto muy a menudo: la naturalidad con la que esos pobres conviven con sus desechos orgánicos, con montañas de plásticos, con esa fealdad y esa suciedad perpetuas. "Yo pienso que es porque ellos también se sienten basura", me dijo. Y ése si me pareció un diagnóstico preciso.
No hay duda: cuanto más rico y adelantado en derechos es un país, más limpio es, menos visible es su basura. Y viceversa. Y esta fórmula infalible nos lleva al tema que ha sacudido a la comunidad europea esta última semana. La expulsión de Francia de más de cuatrocientos campamentos de gitanos de origen rumano y búlgaro. Es decir, la expulsión de ciudadanos europeos presumiblemente por su origen étnico, y no por los delitos o por las infracciones legales que individualmente, y de forma demostrada, hayan podido cometer.
Mis primeros recuerdos infantiles de los gitanos también están relacionados con el chabolismo, la basura y la suciedad. Para los que yo conocí, unos estudios avanzados, un trabajo asalariado o una casa buena y pulcra eran objetivos inimaginables. No estaban en el horizonte, ni había precedentes gitanos de ello. En España, su situación ha mejorado bastante; su integración está siendo lenta, pero constante. No parece que ocurra lo mismo en otros países.
Me pregunto si los gitanos expulsados en Francia saben que son ciudadanos europeos, si saben los derechos que tienen (que todos deberíamos reivindicar en su lugar, presionando a la Unión Europa para que sancione a Francia, sentando así un importante precedente), pero también si conocen los deberes que les corresponden (de intentar integrarse en el país de acogida y de cumplir sus leyes, para empezar). Me pregunto si se sienten eso, nada más, desechos, suciedad, basura.
http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/Gitanos/elpepiesppvs/20100922elpvas_19/Tes