ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Mundial a la vista...El seleccionado que espera una resurrección

Haití jugó un solo Mundial en su historia, Alemania 1974, en el que fue rival de Argentina. Desde entonces no estuvo ni cerca de acceder a una Copa del Mundo. Ahora, tras el terremoto del año pasado, trata de reconstruirse a sí mismo. PorWALDEMAR IGLESIAS
 En el Sylvio Cator de Puerto Príncipe hay unas ocho mil personas que gritan entusiasmadas el gol de Kervens Belfort. No es suficiente para vencer a Curazao ni para alcanzar a Antigua y Barbuda en la punta del grupo F de la segunda fase de las Eliminatorias de la CONCACAF. Sin embargo, configura una suerte de milagro: en ese mismo escenario, tras el terremoto devastador del año pasado, centenares de familias se cobijaban del dolor y del hambre en el campo de juego y en las tribunas. El partido cuenta también que la ardua reconstrucción está en marcha.

Haití nació y creció afrontando padecimientos -de los naturales y de los otros-. Lo dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano en tiempos recientes: "Es el primer pueblo de las Américas que fue de veras libre. Libre de la opresión colonial y libre también de la esclavitud y que fue por eso castigado hasta nuestros días. Y puso un ejemplo desde el lenguaje: ‘Los levantamientos de los negros esclavos se llamaban actos de haitianismo. Haití era culpable de contagiar la peste de la libertad’". No es nuevo el trauma actual para el país de la isla La Española: su historia cuenta que vivió resucitando.
El fútbol, como en tantos rincones del mundo, resulta un espejo de otras cuestiones y situaciones. Haití vive días de reconstrucción también en el territorio de este deporte. La propia FIFA describió la actualidad del seleccionado en la antesala de las Eliminatorias para Brasil 2014: "El fútbol haitiano, al igual que todo el país, ha sufrido lo indecible desde el terremoto de enero de 2010. Algunos de sus jugadores veteranos murieron en el seísmo, que también se cobró las vidas de varios entrenadores y directivos. La catástrofe ha tenido un efecto desestabilizador muy importante. Pese a todo, el entrenador trotamundos Tavares ha conjuntado un equipo que vuelve a hacer gala de las probadas cualidades de esta selección, como son la fuerza física, la velocidad y la elasticidad".
Haití -que ocupa el puesto 107 del ranking de la FIFA- se encuentra ahora en la pelea por ganar el grupo F de la segunda fase de las Eliminatorias de la CONCACAF. Por el momento, suma tres victorias (6-0 y 7-0 a Islas Vírgenes Estadounidenses y 4-2 a Curazao) y un empate (2-2 ante Curazao). En la doble fecha de noviembre (11 y 15) enfrenta a Antigua y Barbuda en nombre de la clasificación. No puede perder. Necesita cuatro puntos.
Para esta búsqueda, el técnico Edson Tavares -un brasileño que dirigió en espacios inhóspitos del ámbito del fútbol como Vietnam, Tailandia y Omán- arma el equipo con algunos integrantes del plantel que alcanzó los cuartos de final de la Copa Oro de la CONCACAF en 2009 y del que obtuvo la Copa del Caribe en 2007. También incluye a otros futbolistas que están participando en el extranjero como Jean Sony (del Río Ave, de Portugal), Jean-Jacques Pierre, del Nantes francés, y el capitán Judelin Aveska, de Independiente Rivadavia de Mendoza.
Hubo días más felices en la historia futbolística de Haití. Durante un instante, sintió que el mundo se rendía a los pies del seleccionado caribeño: con un gol de Emmanuel Sanon -elegido en su país como el mejor deportista del siglo- el equipo le ganaba a Italia, que venía de ser finalista en el Mundial de México 1970. Parecía magia. Al cabo, Italia lo dio vuelta, pero ese ratito que duró el milagro es motivo de orgullo aún ahora, en estos días de postergaciones también en el ámbito del fútbol. En aquel Mundial de Alemania 1974 Haití se convirtió en el segundo país del Caribe en clasificarse a una fase final (el primero había sido Cuba para Francia 1938). Y allí compartió el grupo con Polonia, Italia y la Argentina. En aquel recorrido, los haitianos cayeron 4-1 ante el equipo albiceleste, cuando René Houseman los asombró bajo el cielo de Munich.
Desde entonces, la Copa del Mundo se transformó en un horizonte lejano para Les Granadiers (Los Granaderos). Haití jamás volvió a tener un protagonismo regional que le permitiera ir tras los pasos de otra hazaña. De todos modos, ahora, el desafío es otro y muy grande: reconstruir un equipo nacional que, como el país entero, sufrió y sufre entre escombros.
http://www.clarin.com/deportes/stylecolorBF1424Mundial-vistaibrEl-seleccionado-resurreccion_0_587341479.html