ADSENSE

HCYN SEARCH

Google

EL PRECIO DEL AZUCAR ...

...HAITI YA TIENE UN PRIMER MINISTRO...LA NOMINACION DE LAURENT LAMOTHE COMO PRIMER MINISTRO HA SIDO 3 VOTOS EN CONTRA Y 2 ABSTENCIONES...LAURENT LAMOTHE DEBREA CONSTITUIR SU GOBIERNO Y PRESENTAR SU POLITICA GENERAL DELANTE DEL PARLAMENTO PROXIMAMENTE...

LIVING WITH ONE DOLLAR A DAY

miércoles, 15 de junio de 2011

En Port-de-Paix, sin dormirse en los laureles

JUAN DIEGO NUSA PEÑALVER, enviado especial La ciudad cabecera del desfavorecido departamento haitiano Noroeste, Port-de-Paix, fue fundada en 1665 por piratas franceses, expulsados de la isla La Tortuga por fuerzas inglesas. Sus moradores se ufanan de ser la patria chica de François Capois, uno de los líderes de la Revolución haitiana.
Ubicada 64 kilómetros al noroeste de Cabo Haitiano, Port-de-Paix (Puerto de la Paz) muestra un cuadro de apabullante pobreza, como todo el Noroeste y el propio país.
La ciudad de Port-de-Paix es una gran marché (mercado informal).
Sin embargo, la villa se mantiene como un centro mercantil de alguna relevancia, una especie de gran mercado informal. Allí todos los días son de marché.
Carente de servicio eléctrico y de acueducto (ahora es que la municipalidad construye el sistema de alcantarillado), las colinas que rodean la urbe sufren los efectos de una brutal deforestación, causante de una parte del desastre ecológico que sufre Haití hoy.
Pero también es una odisea la asistencia médica para la inmensa mayoría de los 121 000 habitantes de Port-de-Paix, mitigada con la llegada de los médicos cubanos hace 12 años.
Allí un grupo de 15 de nuestros colaboradores de la salud brindan sus servicios gratuitamente en el hospital departamental haitiano Inmacule Concepcion en las especialidades de medicina interna, pediatría, obstetricia, cirugía, radiología y rehabilitación, expresa a Granma el doctor Eusebio Riquenes Ayala, jefe de la Brigada médica en el Noroeste.
Manifiesta que el cariño y respeto con el cual los haitianos retribuyen el trabajo de nuestros brigadistas, les da la fuerza para cumplir la misión en Haití con el corazón en la mano por esta nación hermana.
Indica que el Noroeste haitiano, de 2 176 kilómetros cuadrados y una población cifrada en 661 000 habitantes, es una zona rural y de difícil acceso, donde escasea el agua potable. "Nuestro personal, sobreponiéndose a las duras condiciones de vida de este país, lucha allí contra la fiebre tifoidea, la malaria, la filariasis, el parasitismo intestinal, la hipertensión arterial y la diabetes, entre otras enfermedades.
"También tenemos presencia en el hospital haitiano de la isla La Tortuga y bajo nuestra completa responsabilidad el hospital de referencia comunitaria de Bassin Bleu, del Proyecto Cuba-Venezuela, y el dispensario médico de Saint Louis du Nord. Son en total casi 50 cooperantes de la salud cubanos en esta región, incluidos graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) de La Habana", puntualiza.
Significa sobre este último particular, que cinco de las diez comunas del Noroeste (Marre Rouge, Mole de Saint Nicholas, Jean-Rabel, Anse-a-Foleur y Bombardopolis) son atendidas con buenos resultados por médicos haitianos de los 630 graduados en la ELAM, "lo que muestra lo acertado de la idea de Fidel", señala.
En lo que va de año ya han brindado más de 33 000 consultas médicas, practicado cerca de 400 partos y efectuado casi 1 000 operaciones quirúrgicas, que han implicado mucho sacrificio, añade.
Sobre la epidemia de cólera, destaca que nuestro personal asistencial le ha salvado la vida hasta el presente a 3 836 pacientes infectados con el vibrión colérico (con un 0,1 % de letalidad) y explica que intensifican el trabajo de los tres grupos de pesquisa activa en poblados y serranías, en los cuales reparten tabletas de cloro, sales de rehidratación oral y reiteran las medidas higiénico-sanitarias indispensables para cortar la cadena de transmisión, tras la aparición de algunos casos después de haber logrado controlar el peligroso mal en el Noroeste.
"No tenemos derecho a dormirnos en los laureles", sentencia.
http://www.granma.cubaweb.cu/2011/06/15/interna/artic02.html